2×1: la CIDH pide que no se aplique el beneficio a los represores

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, le reclamó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación que no aplique el 2×1 a los represores de la última dictadura en una campaña organizada por organismos de derechos humanos argentinos para que el máximo tribunal revea el criterio que inauguró en mayo, cuando habilitó ese beneficio al represor Luis Muiña, condenado por secuestros y torturas en el Hospital Alejandro Posadas.

“Esperamos que el Estado argentino tenga una conciencia de su importancia, de su ejemplo para todo el mundo, y que no exista ningún tipo de retroceso en esta materia. Y que el fallo del 2×1 no se aplique para los crímenes de lesa humanidad,” dijo Abrao en el video, que es parte de la campaña Qué la Corte le diga No al 2×1, lanzada hoy por más de 15 organizaciones de derechos humanos y coordinada por Memoria Abierta.

La grabación se difunde tres días después de que la CIDH dictara una medida cautelar en favor de la líder social Milagro Sala , encarcelada desde enero del año pasado en Jujuy. La Corte Suprema, que retoma hoy la actividad después de la feria judicial, tiene que resolver planteos de la defensa de la líder de la Tupac Amaru y tiene para examinar alrededor de quince planteos de represores que reclaman se le aplique la ley 24.390 (conocida como la ley del 2×1), derogada desde 2001 y que los supremos Elena Highton de Nolasco, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti aplicaron para beneficiar a Muiña.

Los ministros pidieron opinión a los querellantes sobre la aplicación de este beneficio después de la multitudinaria marcha que se realizó el 10 de mayo último para repudiar el fallo de la Corte Suprema y después de que el Congreso aprobara una ley que excluía a los crímenes de la última dictadura de la órbita de la ley que estuvo vigente entre 1994 y 2001.

El tribunal ya cuenta con esas opiniones, así como con el dictamen de la Procuradora General Alejandra Gils Carbó, quien sostuvo la inaplicabilidad del 2×1 para delitos de lesa humanidad.

En el video Abrao, reprodujo lo que ya había sostenido la CIDH en un comunicado del 27 de mayo. El exjuez de la Corte Suprema y actual integrante de la Corte Interamericana de Derechos Humanos Raúl Zaffaroni también se sumó a la campaña y reclamó a sus excolegas que “la justicia argentina termine con esta situación insólita que se ha creado con el pretexto de aplicación retroactiva de ley más benigna”.

Jorge Rizzo, el presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, por su parte, señaló que el fallo Muiña se trató de una grave involución por parte de la Corte Suprema . Rizzo es actualmente el abogado de Ricardo Lorenzetti, presidente del máximo tribunal y uno de los dos jueces que votó en contra de la aplicación del 2×1.

El constitucionalista Andrés Gil Domínguez también adhirió a la campaña y le solicitó al máximo tribunal que “vuelva a abrir las fronteras a los derechos humanos”.

Distintos fiscales, como Javier de Luca, Ángeles Ramos, Alejandro Alagia y Jorge Auat, ofrecieron argumentos en sintonía con el dictamen de Gils Carbó. La exjueza María Roqueta, que presidió el tribunal que condenó al dictador Jorge Rafael Videla a 50 años de prisión por el robo de bebés, dijo que era fundamental que la Corte dictara un nuevo pronunciamiento para recuperar su prestigio.

Compartir Nota