Avanza acción colectiva de jueces para no pagar el Impuesto a las Ganancias

La poderosa Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (AMFJN) plasmó su intención de ir hasta las últimas consecuencias para lograr que ninguno de los magistrados que sean ascendidos o que sean nombrados desde 2017, queden alcanzados por el pago del Impuesto a las Ganancias

Mediante una acción colectiva, lograron que la Justicia en lo Contencioso Administrativo Federal admita una demanda -que incluye una medida cautelar- para que sea una sentencia del propio Poder Judicial la que interprete el alcance “de las menciones contenidas en el artículo 5º de la Ley27.346”, modificada el año pasado a instancias de Cambiemos. Esa reforma incluía entre los sujetos alcanzados por el tributo en el régimen de la cuarta categoría a quienes sean nombrados como jueces, fiscales o defensores generales a partir del pasado 1 de enero. Si prosperase la demanda, que ya había sido anunciada por la agremiación de los magistrados como última instancia en una sorda batalla con el Gobierno, ningún integrante hasta el 31 de diciembre de 2016 (en ninguno de sus escalafones) estaría obligado a descontar Ganancias. Sólo estarían alcanzados, si tienen éxito, cualquier abogado externo a la denominada “carrera judicial” que ingrese al Poder Judicial desde este año. Ascensos, recategorizaciones y nombramientos de personal que ya estuviera en las huestes del Poder Judicial quedaría definitivamente excluido, más allá de que sus nombramientos fueran posteriores al primer día de 2017.
“En tal sentido, requieren que se declare que el concepto de ´nombramiento´ utilizado en la disposición legal sea entendido como ´ingreso a la carrera judicial´ y se tome como fecha de tal ingreso la correspondiente a la designación que se hubiera recibido para desempeñarse en dicho Poder. Asimismo, solicitan respecto de quienes se hubieran presentado a concursos sin pertenecer al Poder Judicial o al Ministerio Público, se considere la fecha de presentación de los postulantes”. Es decir que también los futuros aspirantes a jueces o fiscales que ganen un cargo a partir de este año y provengan de la matrícula o no formen parte de las estructuras de la Justicia quedarán excluidos si su postulación ocurrió antes del 31 de diciembre pasado.

Por la contraria: sólo se le descontaría Ganancias a quienes siendo externos ganen un concurso abierto a partir de este año.

La demanda -con la que la AMFJN presidida por la jueza María Lilia Gómez Alonso había amenazado cuando se aprobó la reforma impositiva- fue aceptada para ser tratada por el juez Esteban Furnari. Ordenó inscribirla en el registro de la Corte Suprema para las acciones colectivas, entendiendo que por su alcance, los judiciales quedarían representados en el reclamo. De igual forma se pronunció la fiscalía. Así quedó configurado un nuevo frente donde el propio Poder Judicial volverá a definir si una norma tributaria debe o no alcanzarlos. Como antecedente, la Corte Suprema, mediante la acordada 20 de 1996, se auto-excluyó del pago de Ganancias. A ese beneficio adscribieron los jueces en base a la intangibilidad de sus salarios. Luego se extendió a los miembros de los Ministerios Públicos (Fiscal y de la Defensa) y por último a los empleados judiciales por cláusula de enganche.

La “clase” descripta por la demanda involucra a todos los “empleados, funcionarios y magistrados del Poder Judicial y de los Ministerios Públicos de la Nación y de las Provincias que hubieran ingresado a la carrera judicial, o se hubieran presentado a concursos convocados a tal fin,con anterioridad al 1º de enero del año 2017 y hubiesen sido designados con posterioridad a esa fecha”.

La Asociación de Jueces -que había quedado eclipsada en parte por el intento oficial de traspaso de la Justicia nacional a la órbita de la Ciudad de Buenos Aires y por el lanzamiento de la “Superliga” de jueces federales- salió ahora al ataque del propio Estado Nacional, el Poder Ejecutivo, el Consejo de la Magistratura, el Ministerio Público Fiscal y el Ministerio Público de la Defensa.

Es la primera vez que los magistrados se organizan para litigar y ganar a través de una demanda colectiva un asunto espinoso para el Poder Judicial. La propia Corte, presidida por Ricardo Lorenzetti y con el recambio de composición envió señales de cambio de postura sobre la necesidad de que con el menor trauma posible, los jueces comiencen a pagar el impuesto como el resto de los contribuyentes.

Fuente: Gabriel Morini para Ámbito Financiero