Canicoba Corral amplió el procesamiento del sindicalista “Caballo” Suárez

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral amplió el lunes el procesamiento del detenido ex secretario general del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) Omar “Caballo” Suárez y subió a 17 millones de pesos el embargo sobre sus bienes.

La medida fue dispuesta en el marco de la causa donde ya estaba procesado por supuesta extorsión a empresarios marítimos, al sumar nuevas acusaciones vinculadas a la administración fraudulenta de la obra social y la mutual del sindicato.

Suárez, detenido desde el 13 de septiembre de 2016 por considerárselo el jefe de una asociación ilícita, ya estaba procesado por el delito de coacción agravada. Canicoba Corral también dispuso ayer el procesamiento de su ex segundo en el gremio, Mario Morato, con un embargo de 9 millones de pesos, aunque en su caso se dictó sin prisión preventiva, al igual que el resto de los imputados en la causa, a excepción de Suárez.

Morato estuvo prófugo de la Justicia, pero se entregó en los tribunales federales de Retiro, y Canicoba Corral le concedió la excarcelación tras indagarlo en agosto pasado, según recordó ayer la agencia Télam.

En la resolución difundida por el Centro de Información Judicial se acusó a Suárez de “haber administrado fraudulentamente los bienes e intereses de la Obra Social del Personal Marítimo”, en su carácter de presidente, obteniendo un lucro indebido, en violación de los deberes correspondientes al cargo que ostentaba en la entidad y en perjuicio de los intereses de los afiliados que le fueran confiados.

En concreto, se lo procesó por el desvío “injustificado” de fondos de la obra social hacia la “Fundación Azul para el Cuidado y Preservación del Medio Ambiente Marino Fluvial y Lacustre”, de la cual también era presidente.

Este desvío fue hecho “en forma irregular y sin justificación alguna y/o que guarde relación con los fines de la Obra Social, la suma de tres millones de pesos ($3.000.000) desde los fondos de la OSPM hacia a la Fundación Azul, dinero que nunca fue devuelto”, según el fallo.

“La maniobra fraudulenta se materializó mediante el libramiento de cheques de la OSPM posteriormente depositados en la cuenta bancaria perteneciente a la mencionada Fundación” por montos de dinero que nunca se devolvieron a la obra social.

Los nuevos hechos por los que se acusó a Suárez “y a la banda que dirigía”, según el fallo judicial, se vinculan con el desvío de fondos de la obra social para lo cual “se valió del poder que ostentaba como jefe de la banda y su carácter de Secretario General del SOMU, presidente de la Obra Social y de la Fundación Azul, como también de la Mutual del Personal Marítimo, colocando a distintos dirigentes del SOMU, algunos incluso integrantes de la misma banda, en cargos dentro de la OSPM y la Fundación, a los efectos de evitar un control certero sobre las maniobras defraudatorias de la asociación ilícita, resultando estos partícipes de las mismas”.

El segundo hecho enrostrado por Canicoba está vinculado con la Mutual del SOMU y los aportes de sus afiliados. Según el juez, los fondos de la mutual, “en lugar de destinarse a brindar servicios a sus afiliados (…) fueron desviados a un conjunto de empresas y entidades creadas” por Suárez.