Caso Ciccone: Boudou pidió el apartamiento de un juez por temor a parcialidad

La defensa del ex vicepresidente de la Nación Amado Boudou volvió a pedir este martes el apartamiento de uno de los jueces del Tribunal Oral que lo juzga por el caso Ciccone, en el que tiene pedidos de condena y detención

Lo hizo para que la Cámara Federal de Casación Penal lo aparte por “temor de parcialidad” y la defensa apostó a un precedente de ese mismo tribunal en el caso del memorándum de entendimiento con irán.

Boudou objeta la intervención del magistrado Pablo Bertuzzi. Lo hace porque entiende que el juez está en una “negociación pública” con el gobierno de Mauricio Macri para ser trasladado a la Cámara Federal, tribunal clave porque es en donde se define el futuro de las causas de corrupción.

La defensa de Boudou ya recursó a Bertuzzi. Lo hizo el 10 de julio, dos días antes del veredicto en el juicio oral por Ciccone. El tribunal rechazó la recusación pero postergó el veredicto hasta tanto el caso sea resuelto por Casación. Allí es ahora a donde apunta el ex vicepresidente.

La recusación que planteó la defensa de Boudou se basó en varias notas periodísticas  que daban cuenta de cómo se estaba gestionando el pedido que Bertuzzi le hizo al Consejo de la Magistratura de la Nación para ser traslado del Tribunal Oral Federal 4 a la Cámara Federal, a donde lo impulsa el propio Gobierno. El planteo fue mientras el juicio por Ciccone entraba en su etapa de definiciones, lo mismo que el traslado de Bertuzzi que sufrió varios traspiés.

Para la defensa de Boudou eso generó temor de parcialidad. Sostuvo en el juicio que mientras Bertuzzi necesita los votos de los integrantes del Consejo, principalmente los del macrismo que tienen mayoría, y después la firma de un decreto del propio presidente Macri para ir a la Cámara Federal, el Poder Ejecutivo necesita a Bertuzzi para que condene y detenga a Boudou ya que así lo pidieron en el juicio la Oficina Anticorrupción (OA) y la Unidad de Información Financiera (UIF).

La defensa de José María Núñez Carmona, socio y amigo de Boudou y acusado en el juicio, también pidió el apartamiento del magistrado con los mismos argumentos. El abogado Matías Molinero hará mañana su presentación para que intervenga Casación.

En el juicio, Bertuzzi rechazó ambas recusaciones. “Es un burdo intento de apartarme en mi carácter de juez natural. Es muy común en la política atribuirse la pertenencia de los jueces. Y es algo que repudio. ¿De acuerdo a lo que resuelva voy a pertenecer a alguien? No, señor. De ninguna manera. Son puras conjeturas”, sostuvo el juez.

Su postura fue avalada por sus colegas del tribunal, Guillermo Costabel y Gabriela López Iñíguez, quienes rechazaron “in limine” (sin darle tratamiento) la recusación. “No pudieron señalar un solo acto de parcialidad del Dr. Bertuzzi. Se construyó un relato con el fin de dar credibilidad a una trama conspirativa de la que formaría de parte Bertuzzi en una suerte de intercambio de favores para concretar exitosamente su traslado a la Cámara Federal a cambio de condenar a ultranza a Boudou y Núñez y proceder a su inmediata detención”, rechazó el tribunal.

Para ese día estaban previstas las últimas palabras de los acusados antes del veredicto y dos días después el veredicto. Pero el tribunal postergó el juicio para el próximo 7 de agosto cuando harán sus últimas palabras tres de los seis acusados. La espera fue para que las defensas puedan apelar a la Cámara de Casación el rechazo de la recusación y habilitaron que el trámite pueda hacerse durante el receso judicial de la feria de invierno. Y eso hicieron hoy.

“Es un escándalo que el juez negocie su traslado con el Ejecutivo en medio del juicio a un ex vicepresidente de la Nación, él mismo se expuso a una negociación pública, nos parece un asunto de extrema gravedad y, sin que signifique un cuestionamiento o crítica personal, eso también puede ser objeto de cuestionamiento y de crítica, en general por la sociedad y en particular por el afectado directo a través de este planteo que se hizo en la primera oportunidad prevista”, sostuvo el abogado Alejandro Rúa durante el juicio y hoy junto a su colega Graciana Peñafort, defensores de Boudou, lo reeditaron en el escrito de 114 páginas que presentaron.

Allí vuelvan a exponer las notas periodísticas sobre el traslado pedido por Bertuzzi y los pormemores del caso y fundamentó el temor de parcialidad de Boudou de ser juzgado por ese magistrado.

En la causa Ciccone se juzga la presunta compra en 2010 que Boudou hizo del 70 por ciento de las acciones de la empresa calcográfica Ciccone -la más importante del país- para hacer negocios con el Estado. Para eso, como ministro de Economía influyó sobre la AFIP para obtener el levantamiento de la quiebra que pesaba sobre la compañía y obtener un plan de pagos accesible.

Para los acusadores eso se dio por probado en el juicio. Así, la Fiscalía y la OA pidieron que Boudou sea condenado a cinco años y medio de cumplimiento efectivo y la UIF a seis años por los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho (recibir coimas). También pidieron condena para el resto de los acusados. La UIF también solicitó que el ex vicepresidente y el resto de los acusados con pedidos de prisión efectiva sean detenidos en el momento del veredicto si son condenados. Boudou y Núñez Carmona ya estuvieron presos 70 días en otra causa.

Junto con Boudou y Núñez Carmona están acusados el empresario Nicolás Ciccone, el ex funcionario de la AFIP Rafael Resnick Brenner, el ex jefe de Gabinete del Ministerio de Economía Guido Forcieri y el arrepentido Alejandro Vandenbroele.

La recusación deberá ser resuelta por la Sala IV de Casación, integrada por los jueces Mariano Borsinky, Juan Carlos Gemignani y Gustavo Hornos. Es un tribunal que no le ha dado buenas noticias a Boudou: revocó su absolución en el juicio oral por la falsificación de documentación para transferir un auto y ordenó que se haga un nuevo juicio, y rechazó casi todos sus planteos en el caso Ciccone.

Pero la defensa de Boudou apuesta a un reciente fallo de esa sala en la causa del memorándum de entendimiento con Irán, en el que está acusada la ex presidente y actual senadora nacional, Cristina Kirchner, el ex canciller Héctor Timerman y el ex secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini.
En ese caso, la Sala IV de Casación apartó a mediados de junio a la jueza Sabrina Namer como integrante del tribunal oral que debe juzgar el memorándum. Cuando aceptó tratar el caso le dijo al tribunal oral que no debía tomar ninguna decisión hasta tanto se resuelva la recusación de la magistrada. La defensa de Boudou apuesta a lo mismo con Bertuzzi.

No es tan sencillo. Si eso ocurre, hay un cuarto juez del tribunal –Jorge Gorini– que podría intervenir para escuchar las últimas palabras de los acusados a la espera de que se defina la recusación para dar el veredicto. Y el caso podría llegar hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

En su presentación, los abogados también argumentaron en base al fallo de Casación que apartó a la jueza del caso del memorándum. Señalaron que el camarista Gemignani sostuvo que la garantía de imparcialidad de un juez se debe analizar sobre las “actitudes o intereses particulares de aquél que puedan tener incidencia en el resultado del pleito”. También citaron al juez Hornos, que en ese caso señaló que “la recusación otorga el derecho a las partes de instar a la separación de un juez cuando, más allá de la conducta personal del juez cuestionado, existen hechos demostrables o elementos convincentes que produzcan temores fundados o sospechas legítimas de parcialidad sobre su persona, impidiéndose de este modo que su decisión sea vista como motivada por razones ajenas al Derecho y que, por ende, el funcionamiento del sistema judicial se vea distorsionado”.

La presentación fue hecha ante el propio Tribunal Oral Federal 4. Ahora el tribunal debe resolver si acepta la apelación y la envía a Casación. Todo a la expectativa de una fecha clave: el 7 de agosto, cuando se reanude el juicio Ciccone con las últimas palabras de tres de los seis acusados, Forcieri, Ciccone y Resnick Brenner. Restan las de Boudou, Núñez Carmona y Vandenbroele y el veredicto, todavía sin fecha.

El futuro de Bertuzzi

La próxima semana se retoma la actividad y el Consejo de la Magistratura de la Nación tendrá entre sus temas a resolver el pedido de traslado de Bertuzzi. El objetivo del macrismo en ese cuerpo era resolverlo antes de la feria. Pero hubo un doble obstáculo: la Cámara Federal y el peronismo.

El tribunal al que quiere ir Bertuzzi, por mayoría, dijo que no al traslado. Los camaristas Martín Irurzun y Mariano Llorens señalaron que la vacante que quiere cubrir Bertuzzi debe completarse por concurso público de postulantes, tal como establece la Constitución Nacional. El camarista Leopoldo Bruglia avaló el traslado. Bruglia impulsa internamente el pase de Bertuzzi, de quien es amigo y compartió el Tribunal Oral Federal 4 antes de ir a la Cámara Federal, también a través de un traslado que avaló el Gobierno.

Por su parte, el consejero peronista Rodolfo Urtubey presentó un proyecto para que haya más requisitos a la hora de aprobar un traslado, lo que trasluce que el PJ no acompañará hasta tanto esa iniciativa se apruebe.

Para aprobar el traslado se requieren siete votos de los 13 integrantes del Consejo. El macrismo con sus aliados tiene ocho. Pero uno de ellos, el juez Luis María Cabral, ya anunció que no va a votar el traslado de Bertuzzi. El encargado de juntar los votos es Juan Mahiques, representante del Gobierno en el Consejo, y cerca de él confía que los va a tener.

Pero el rechazo de la Cámara Federal a la llegada de Bertuzzi fue un golpe fuerte. Si bien no es obligatorio para el Consejo seguir esa opinión, tiene mucha relevancia. Para saltar ese escollo, el Consejo le pidió opinión sobre el tema a la Cámara de Casación, instancia superior a la Cámara Federal. Para otros traslados, el Consejo no había recurrido a Casación, lo que llamó la atención en ese tribunal de por qué ahora sí. La respuesta es que necesita un aval para avanzar con el traslado.

El macrismo esperaba un OK inmediato de Casación. Pero se encontró con otra pared. Antes de tomar una decisión, Casación pidió informes al Tribunal Oral Federal para saber en qué condiciones se encuentra y cómo afectaría los juicios la salida de Bertuzzi.

Se espera que después de la feria y con esa información, Casación dé su opinión.

Fuente: Martín Angulo para Infobae