Ciccone: condenaron a Boudou a cinco años y diez meses de prisión, y quedó detenido

Fue antes de la detención de Gerardo Ferreyra, señalado en los cuadernos de la corrupción y uno de los mayores beneficiados con obra pública durante el kirchnerismo

La audiencia comenzó a las 9:30 horas en los tribunales de Comodoro Py. Al tomar la palabra, el ex vicepresidente se desvinculó de la compra de la imprenta de papeles de seguridad Ciccone. “Jamás negocié a través de terceros el 70% del paquete de Ciccone”, introdujo Boudou, quien además cuestionó el proceso que –según dijo– tuvo “cuestiones extrañas desde un inicio”.

El ex funcionario kirchnerista apuntó a desvirtuar la acusación por cohecho. “Si hubo cohecho, acá falta la persona que pagó. El supuesto cohecho no tiene ningún asidero porque nunca existió”, analizó.

Boudou se centró además en la confesión de Alejandro Vandenbroele, el imputado colaborador que tuvo la causa y que fue condenado a dos años de prisión en suspenso. “Él explicó que la empresa era de empresarios, que supuestamente había escuchado que yo tenía un acuerdo con esos empresarios, que no dijo cuál era ni cómo se había enterado, pero el propio Vandenbroele dijo que no hubo cohecho”, sintetizó.

Y agregó: “El periodismo tiene un rol muy importante, pero no es la Justicia de la República Argentina. Ni aunque sea muy hábil el periodista, nunca puede ser un testigo. El testigo oye, percibe, ve… pero no cuenta lo que le cuentan”.

Boudou vinculó el caso Ciccone a una reprimenda por su decisión de estatizar las AFJP. De hecho, dijo que varios funcionarios actuales tuvieron roles jerárquicos en aquellas prestadoras de servicio que quedaron fuera del sistema con las reformas impulsadas por el gobierno de CFK.

“Acá también hay algo de revancha de clase, de aleccionar, de que nadie se tiene que animar a cambiar las cosas. Los políticos que deciden cambiar la realidad son perseguidos. Primero desde el punto de vista mediático, luego desde el sistema de justicia”, cerró.

Antes de Boudou, José María Núñez Carmona, amigo y ex colaborador del ex vicepresidente, se quebró y les pidió perdón a otras personas que están en el banquillo de acusados por su “culpa”.

La sentencia se esperaba originalmente para el 12 de julio pero las defensas de Boudou y Núñez Carmona recusaron al juez Bertuzzi por entender que estaba en una “negociación con el gobierno” para ser trasladado a otro tribunal, la Cámara Federal.

El tribunal oral rechazó la recusación pero suspendió el veredicto hasta tanto intervenga la Cámara Federal de Casación Penal. Casación rechazó la recusación la semana pasada y el tribunal oral fijó finalmente el veredicto para hoy. Minutos después de las 14 fue dado a conocer.

Este fue el segundo veredicto contra Boudou. El primero fue por la falsificación de documentación para transferir un auto Honda, en el que fue absuelto. Pero la Cámara de Casación revocó esa decisión y ordenó que se haga un nuevo juicio oral.

Boudou y Núñez Carmona ya habían estado presos 70 días. Fue de noviembre del año pasado a enero en la cárcel de Ezeiza por orden del juez federal Ariel Lijo en la causa por presunto enriquecimiento ilícito. Luego fueron liberados por la Cámara Federal.

Etiquetas en Nota
Compartir Nota