Cómo funcionaba la red de prostitución VIP de Leandro Santos

Santos fue detenido el lunes 30 y quedó alojado en el penal de Marcos Paz, en el marco de la causa denominada “Prostitución VIP”, que data del 2010, y que ya tiene condenados en Uruguay.

“Era una buena persona, un tipo trabajador y familiero”, “no fuma, no toma, no se droga”, “es un perejil, no midió con quién se juntaba”, son algunas de las frases de quienes defienden a Leandro Santos, representante de algunas de las modelos más populares de la Argentina. Sin embargo, según la Justicia uruguaya, que lo acusa de proxenetismo y explotación sexual de menores, el joven de 35 años que, en la actualidad, se encuentra preso por esta causa, estaría lejos de ser un “un perejil”.
Según se desprende del pedido de extradición , donde hay testimonios transcripciones de escuchas telefónicas, el RR.PP traía y llevaba chicas a Uruguay “para que se prostituyeran”. Y, al parecer, de acuerdo con lo que consta en la causa, las engañaba con falsas promesas de desarrollar una carrera en la televisión.
Modus operandi. Santos fue detenido el lunes 30 y quedó alojado en el penal de Marcos Paz, en el marco de la causa denominada “Prostitución VIP”, que data del 2010, y que ya tiene condenados en el país vecino. Uno de ellos, un uruguayo llamado “El negro” José Miguel Acosta que se hacía pasar por representante de modelos y fue procesado en el 2012 por proxenetismo, trata de personas con fines de explotación sexual y explotación sexual de menores. Ese mismo año, el argentino ya había sido detenido, pero luego, mediante un recurso de hábeas corpus, quedó en libertad. Hasta que en septiembre del 2017, la causa se reactivó, y la Justicia uruguaya ordenó su extradición.
“Soy inocente. Nunca llevé chicas a prostituirse a Uruguay”, fue la frase que deslizó el joven el martes 31, cuando fue llevado a Comodoro Py, ya que el pedido de extradición recayó en el juzgado de Claudio Bonadío. El fiscal Federico Delgado le negó la excarcelación.
El dueño de la ya cerrada agencia “Latin American Models” parece estar complicado. Según se desprende del expediente, Santos enviaba “chicas de la farándula de Buenos Aires para desfiles y fiestas privadas a mitad de precio” a Uruguay y Acosta, por su parte, mandaba chicas para la Argentina, engañadas con que venían a participar de desfiles y hacer presencias en boliches. Las testigos contaron que Acosta les decía que una vez que se conectaran con Santos podrían llegar a programas como “Showmatch”.
Las jóvenes que llegaban a la Argentina debían ser “todo terreno”. Tal como se desprende de una de las escuchas del 14 de febrero del 2010, y en la que hablan los dos representantes, las chicas tenían que poder modelar y mantener relaciones sexuales. “Es todo terreno, ¿no?”, pregunta Santos. “Eh, no, pero tiene un plus, un tipo, (menciona a una de las testigos), tiene cierto plus que puede manejar algunas situaciones. Me da la impresión que le puede dar para adelante”, responde Acosta. El argentino le dice: “Dale, vos tanteala y después me avisás. Si (menciona a la testigo) va para adelante, sabés que la traemos para acá”.
El filtro. Una vez que las chicas habían sido aprobadas por el uruguayo, Santos las llevaba a un hotel, sostiene el expediente. Al RR.PP se lo acusa de ser “el encargado de examinarlas para ver si estaban calificadas para presentarse en los encuentros sexuales”. Para eso, se explica en la causa, las hacía poner en ropa interior. Acosta las acompañaba e incluso, según relataron las testigos, dormía con ellas y trababa las puertas. Una vez pasado el filtro, algunas jóvenes eran enviadas a fiestas sexuales o a encuentros que prometían ser sociales y terminaban siendo otra cosa. Por el servicio, los clientes abonaban 3.000 dólares y ellas sólo percibírían un 10% de dicha cifra.
Otro de los testimonios relata que, en una oportunidad, tres chicas viajaron a Buenos Aires para presentarse como modelos en el boliche “INK”, y en Las Leñas. Las testigos aseguraron que Santos las evaluó físicamente y que les habría dicho que no irían al boliche sino a una fiesta donde deberían tener relaciones sexuales con hombres. Se trataba de una orgía en un galpón de Palermo.
No tan santo. No es la primera vez que el manager queda en el ojo de la tormenta. En el 2015, tras la muerte de Alberto Nisman, salieron a la luz una decena de fotos donde se lo veía al fiscal de viaje y en fiestas con distintas modelos que pertenecían a “Leandro Santos Models”. Algunas de ellas como Florencia Cocucci y Danisa Fernández, con la que Nisman tuvo una breve relación. Las jóvenes, Santos y el fiscal solían frecuentar el mismo boliche, “Rosebar”, en Palermo. Y era el representante con quien se contactaba Nisman para saber si las jóvenes iban a asistir al VIP del lugar. Tras la muerte de Nisman, Santos cerró su agencia.
“Nunca le conocí nada que tenga que ver con estas cosas. En mi cabeza sólo entra que la Justicia no sirve para nada”, dijo Fernández a NOTICIAS. La relación no quedó igual de bien con Cocucci, quien en el 2016 denunció a Santos y a Jorge Zonzini por amenazas y extorsión. Según la modelo, por querer publicar un video y fotos íntimas de ella. El 2017, sin embargo, le trajo un panorama más oscuro al manager, que según pasan los días, y a pesar de los esfuerzos de su abogado Fernando Burlando por impedir la extradición, parece estar cada vez más complicado por la Justicia uruguaya.

Fuente: Daniela Bianco para Revista Noticias

Etiquetas en Nota
Compartir Nota