Córdoba: señalan al dueño de la financiera CBI como jefe de asociación ilícita

Eduardo Rodrigo seguirá preso, al seguir siendo señalado como el organizador de una asociación ilícita que tenía a la financiera Cordubensis (CBI) y sus socios como integrantes principales y a algunos personajes “satélite” que, al parecer, servían para concretar el mayor movimiento de dinero clandestino jamás conocido en la provincia de Córdoba.

Ayer, la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba resolvió la primera mitad de las apelaciones que se presentaron ante el dictado de procesamientos dispuesto en febrero por el juez instructor Miguel Hugo Vaca Narvaja.

Con coincidencias plenas y algunas disidencias, los jueces Liliana Navarro (presidenta), Eduardo Ávalos y Graciela Montesi resolvieron la situación de gran parte de los 37 imputados de la causa.
Queda pendiente la otra mitad de las apelaciones, cuyo análisis la Cámara Federal pospuso para el año próximo. Entre ellas, se encuentra el empresario Euclides Bugliotti, a quien se le solicitó la falta de mérito.
Entre los puntos más salientes de la resolución de ayer se destaca el dictado de falta de mérito para Darío José Ramonda, directivo de la concesionaria Toyota Centro Motor y a su vez hijo de Darío Onofre Ramonda, quien seguirá vinculado como presunto “fondeador” y miembro de la supuesta asociación ilícita liderada por Rodrigo.

También hay numerosas confirmaciones a los procesamientos, avales a sobreseimientos y otros “grises” entre las personas que lograron “despegarse” de situaciones graves, aunque sigan involucradas por delitos más “livianos”.

El caso CBI estalló en febrero de 2014, cuando apareció muerto el vicepresidente de la financiera, Jorge Suau, en muy confusas circunstancias.

Al mismo tiempo que se producía una corrida de ahorristas, una supuesta carta póstuma de Suau orientó la investigación que presumía la participación de poderosos hombres del mundo empresario y político. El movimiento clandestino de dinero tuvo su pico en la sucursal Banco Nación de plaza San Martín.

El núcleo duro

La resolución de ayer se ocupa de Rodrigo, el único imputado presente que llegó desde la cárcel de Bouwer para escuchar una eventual orden de liberación.

Los primeros puntos de la lectura terminaron por derrumbar esas esperanzas: le confirmaron que se mantiene la sospecha de que fue jefe u organizador de la banda y autor de intermediación financiera no autorizada agravada, evasión tributaria agravada y estafa. Fue sobreseído, en cambio, de lavado de activos agravado y defraudación por administración fraudulenta.

Por delitos similares y como miembros de esa asociación ilícita, se confirmó el procesamiento de los otros socios de CBI: Aldo Hugo Ramírez, Julio César Ahumada, Daniel Arnoldo Tissera y Oscar Américo Altamirano.

También está considerado miembro de esa asociación Ramonda padre, quien debe responder por intermediación financiera y defraudación por retención indebida. Su hijo, Darío José, quedó excluido de todos esos cargos y los vocales de Cámara dictaron su falta de mérito.

El encargado de la sucursal Centro de CBI en calle Rivadavia, Luis Carlos de los Santos, tuvo suerte variada: continúa procesado por lavado de activos, evasión tributaria y estafa, pero por falta de mérito quedó fuera de la asociación ilícita, el delito más grave.

A Miguel Ricardo Vera, de rol clave en las firmas fantasma Halabo y Jotemi, se le confirmó el procesamiento por lavado de activos agravado, evasión tributaria agravada y asociación ilícita.

Actores de reparto

También quedaron fuera de la agrupación de concierto delictivo: Jorge Osvaldo Castro, Paula Andrea Vettorello, Roberto Carlos Di Rienzo, Carina Andrea Moreno, Olga Beatriz Divina y Lucas Sebastián Bulchi. No obstante, siguen procesados por lavado, evasión tributaria e intermediación financiera no autorizada.

Mientras Romina Verónica Moreno fue beneficiada con falta de mérito, a Hugo Marcelo Páez lo sobreseyeron.

Diego Ariel Sarrafian, quien es señalado por introducir cheques “sucios” en el momento que determinó la corrida, sufrió la confirmación del procesamiento por intermediación financiera y asociación ilícita, pero fue sobreseído de la acusación de pago de cheques sin fondo y lavado de activos.

La esposa y cuñada de Sarrafian, las hermanas Griselda Eugenia Leal y Carla Vanesa Leal, recibieron sobreseimiento por lavado de activos y falta de mérito por asociación ilícita.

Embargos

Se confirmaron los embargos o los levantamientos de inhibiciones efectuadas en su momento a los involucrados por el juez Vaca Narvaja. Entre los que seguirán “embargados” están: Rodrigo y sus socios directos, Darío Onofre Ramonda, Vera, Castro, Moreno, Di Rienzo, Divina, Bulchi y Sarrafian. Lo mismo se dispuso para De los Santos y Paula Vettorello.

En cambio, fueron revocados los embargos de Darío José Ramonda (h) y de las hermanas Leal.

La Cámara ratificó que no sean embargados los bienes de Suau.

Mientras, sigue pendiente conocer qué le pasó a Suau, quien hace casi cuatro años apareció muerto en su camioneta. Aún no se sabe si se suicidó o si lo asesinaron.

Discusión por la “exclusión de prueba”

A lo largo de la extensa lectura del “resuelvo”, el texto aclara de modo permanente lo que se define “por unanimidad” y lo que se hace “por mayoría”. Esto sucedió con numerosas resoluciones, pero algo que puede cobrar trascendencia es el rechazo al planteo de nulidad efectuado por defensores –entre ellos, los Ramonda– por “exclusión probatoria”. ¿A qué se refiere? A que el fiscal Enrique Senestrari admitió como prueba material aportada por testigos que pidieron no ser identificados y que en la causa quedan como “anónimos”. En su voto, la presidenta Liliana Navarro discrepa con sus pares. Esto puede dar lugar a una casación, que podría demorar la causa.

Los más “beneficiados” tras la resolución

Uno de ellos es directivo de la firma Toyota Centro Motor.

En el fallo de la Cámara Federal de Apelaciones se destaca el dictado de falta de mérito para Darío José Ramonda, directivo de la concesionaria Toyota Centro Motor. Su padre, Darío Onofre Ramonda, sí seguirá vinculado como presunto “fondeador” y miembro de la asociación ilícita supuestamente liderada por Rodrigo.

Bugliotti. Para 2018 se espera que la Cámara Federal se expida finalmente sobre la situación legal del empresario Euclides Bugliotti en el marco de esta compleja causa.

Los más complicados en la causa de la financiera

Salvo Rodrigo, los demás permanecen en libertad.

Según la resolución de la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba, los más comprometidos en la causa CBI siguen siendo Eduardo Rodrigo y sus socios. Se los acusa de integrar una asociación ilícita junto a otros colaboradores que servían para el lavado de activo y la intermediación financiera. Rodrigo está señalado como supuesto jefe de la banda y autor de intermediación financiera no autorizada, evasión tributaria y estafa. Fue sobreseído por lavado de activos y defraudación por administración fraudulenta.