Detención de Boudou: denuncian a Lijo y a Patricia Bullrich

El abogado, Marcelo Parrilli dejó asentada la denuncia por el encarcelamiento sin condena de Boudou y la publicación de imágenes en el momento de la detención

La justicia argentina pareciera haber comenzado a avanzar en una sola dirección luego de la instalación de Cambiemos como la fuerza política con mayor representación a nivel nacional. Es así que son varios los ex funcionarios con causas judiciales que están presos, mientras el gobierno intenta mostrar que la justicia avanza sin presiones del Ejecutivo, algo que pareciera no estar sucediendo. Tras el encarcelamiento del ex ministro de Planificación, Julio De Vido y del ex Vicepresidente, Amado Boudou, apareció el abogado Marcelo Parrilli quien denunció al juez Ariel Lijo y a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich por “violación de los deberes de funcionario público”.

El texto completo de la presentación judicial fue publicado por el mismo Parrilli en sus cuentas de redes sociales y comienza el escrito con una frase de la “declaración de los derechos del hombre y del ciudadano” de la Revolución Francesa de 1789: “Puesto que cualquier hombre se considera inocente hasta no ser declarado culpable, si se juzga indispensable detenerlo, cualquier rigor que no sea necesario para apoderarse de su persona debe ser severamente reprimido por la Ley”.

“Vengo a formular denuncia por la comisión de los delitos de violación de los deberes de funcionario público y vejaciones, en concurso real y en el carácter de autores contra el Sr. Juez Federal a cargo del Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal N° 4 de esta Capital Federal, Dr. Ariel Oscar LIJO” y “contra la Sra. Ministra de Seguridad de la Nación, Dra. Patricia BULLRICH”, cita la denuncia.

Además, apuntó contra la publicación de imágenes obtenidas en el momento de la detención, algo ilegal y donde Parrilli apuntó directamente al Ministerio de Seguridad comandado por Bullrich.

“A primera hora de la mañana comenzaron a difundirse por televisión y distintos medios audiovisuales, así como por las redes de comunicación social una serie de fotografías del ex vicepresidente que no guardan relación alguna con la legalidad que debió imperar en el procedimiento de detención a que se hiciera referencia”, detalla Parrilli quien dice que fueron tomadas “ilegalmente”.