Doble crimen en Unienter: procesan al ex director de criminalística de la Policía Científica

La justicia platense procesó este lunes a el comisario mayor Marcelino Lionel Cottier, por violación de los deberes de funcionario público y violación de secreto oficial, en el marco de la investigación al ex barrabrava Marcelo Mallo en la causa donde se lo vinculaba con el doble crimen de Unicenter.

La titular de la UFI Nº 7, Virginia Bravo, llamó a indagatoria a Cottier para el viernes próximo, porque entre el 21 de enero y el 24 de junio de 2016, el acusado “retardó la emisión de la ampliación de las pericias balísticas”.

Estas habían sido practicadas al material obtenido de una pistola Tanfoglio serie M00795, incautada en el domicilio de Mallo, y su comparación con imágenes de material obtenido en la causa en la que se investiga el doble homicidio de los ciudadanos colombianos Jorge Quintero y Héctor Duke Cevallos, que tramita el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional Nº1.

A Quintero y Cevallos los ultimaron a balazos en julio de 2008 en el Unicenter de la localidad de Martínez con una pistola calibre 40, como la hallada en un allanamiento en la casa de Mallo, en Quilmes, el 3 de enero del año pasado.

A Cottier también se lo imputa por violar la normativa que rige la actuación pericial al omitir comunicar a la autoridad judicial de intervención, la Fiscalía Descentralizada de Brandsen, que ordenara la pericia, entre otras cosas, sobre dicha arma acerca de la compatibilidad entre ambos materiales.

Para la fiscal, ello tuvo como efecto “el desmedro de la investigación y de la actuación de las autoridades judiciales intervinieres”.

Al ex directivo policial, además, se lo acusa de haber revelado, en abril de 2016, a una funcionaria judicial del Departamento de San Isidro los resultados periciales a los que habría arribado en el marco de la pericia balística por la causa que se tramitaba en Brandsen.

Para la representante del Ministerio Público, el ex superintendente actuó en contra del “deber de reserva que en orden a su actuación pericial le incumbía”.

Si bien quedó comprobado que la pistola no fue utilizada para matar a los colombianos, Mallo sí quedó imputado por tenencia ilegal de arma de guerra y la causa fue elevada a juicio días atrás.

Como se recordará, recién habían pasado 17 días de la asunción de María Eugenia Vidal como gobernadora cuando se produjo una triple fuga de la cárcel de General Alvear.

Los presos eran los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, tres de los acusados por el triple crimen de General Rodríguez.

El insólito escape dejó al gobierno y a los bonaerenses preocupados y en peligro. Los tres reclusos permanecieron prófugos unas tres semanas. Y se sospecha que Marcelo Mallo, ex titular de Hinchadas Argentinas Unidas, le dio armas y alojamiento a los reos.

Por eso, el 3 de enero del año pasado, allanaron la casa de Mallo en Quilmes y secuestraron dos armas: un revólver calibre 357 y una pistola calibre 40.

La jueza federal Sandra Arroyo Salgado, al enterarse de las incautaciones de esas armas, pidió que se realizaran pericias en la pistola, ya que con una igual habían matado a los dos colombianos en julio de 2008.

El estudio balístico dejó mucho que desear y por eso desde la Auditoría General de Asuntos Internos se inició un sumario administrativo en contra del entonces titular de Criminalística de la Policía Científica, el comisario mayor Marcelino Cottier y del subteniente Cristian Pérez Melgar.