El Banco Central extendió un mes más la suspensión del banco de Cristóbal López

El Banco Central decidió ampliar por 30 días la suspensión de las operaciones del Banco Finansur, la entidad que controla el Grupo Indalo, propiedad del empresario Cristóbal López.

El Directorio del Banco Central (BCRA) dispuso que la suspensión será por 30 días corridos -contados desde el 10 de diciembre próximo- y con los mismos alcances que hasta ahora.

En su momento, el BCRA había anunciado que el motivo de la suspensión era que el Finansur no había cumplido con una capitalización de 10 millones de pesos que le había ordenado la autoridad monetaria. Aunque el Finansur no puede operar, están exceptuados de la suspensión las extracciones de saldos registrados en las cuentas sueldo y de jubilados, la cobranza de créditos y las compras con tarjetas de crédito y pagos a los comercios adheridos.

“La decisión adoptada tiene por finalidad continuar en la búsqueda de alternativas para su recapitalización o reestructuración en defensa de sus depositantes y trabajadores, en el marco de las disposiciones del artículo 35 bis de la Ley de Entidades Financieras, ya que hasta el momento dicho proceso no ha resultado satisfactorio”, señaló el Banco Central.

El Finansur estaba en negociaciones con la familia Fiorito, fundadora del Banco de Quilmes. Inicialmente se había acordado que capitalizaran de manera inmediata a la entidad con una inyección de liquidez de US$ 10 millones, que se había presentado al BCRA para su aprobación. La operatoria total era de unos US$ 25 millones.

Martín Redrado, ex presidente del BCRA (quien fue contratado por el Finansur en diciembre pasado para lograr la venta de la entidad) fue el que encabezó la búsqueda de socios. Entre los interesados también estaban el holding chino Citic, el grupo brasileño Pegasus y el grupo santafesino Agrofederal.

La operación debía ser avalada por la AFIP y por el juez federal Julián Ercolini, ya que él ordenó la inhibición de bienes sobre el holding de Cristóbal López.