Escuchas de Cristina: diputados denuncian “espionaje político”

El bloque que lidera Agustín Rossi presentó un proyecto de resolución en el que consideran las filtraciones como “un vasto operativo de espionaje político”.

Diputados del Frente para la Victoria-PJ presentaron este martes un proyecto de resolución para que se cite a la comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara baja al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, y al jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, para que den explicaciones sobre la filtración a la prensa de escuchas telefónicas que involucran a la ex presidenta Cristina Fernández.

La iniciativa abarca además al director general de la Dirección de Captación de Comunicaciones del Poder Judicial, el camarista federal Martín Irurzun; al titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal 4, Ariel Lijo; y al titular de la Fiscalía Federal 9, Guillermo Marijuan.

El proyecto, que denuncia un “vasto operativo de espionaje político”, fue presentado por Leopoldo Moreau y también lleva la firma del jefe del bloque kirchnerista, Agustín Rossi, y de otros once diputados del FpV-PJ.

En los fundamentos se sostiene que las escuchas a conversaciones telefónicas entre la ex presidenta y el actual presidente del Instituto Patria, Oscar Parrilli, constituyen “una clara manifestación de un vasto operativo de espionaje político que, paralelamente, alcanzó a numerosos actores políticos, sindicales, empresariales y sociales”.

Se detalla que los delitos en los que se incurren son los de “violación de secreto, abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público”.

El objetivo de las citaciones es “dilucidar las responsabilidades de quienes abrieron el camino de la filtración” de las escuchas, “en franca violación de principios constitucionales con severa afectación a normas del Derecho y del Estado democrático”.

“La filtración de dichas escuchas no sólo constituye espionaje ilegal sobre una ex Presidenta de la Nación sino que se extiende como un mensaje mafioso sobre al conjunto del sistema político, opositor o no, advirtiendo que las grabaciones que de este modo se obtienen pueden afectar a cualquiera frente a la opinión pública”, afirma el proyecto.

A su vez, se resalta que “es imperioso” conocer si las escuchas “han sido comercializadas, porque de ser así estaríamos en presencia de una nueva modalidad delictual desarrollada desde estructuras estatales”.

Los audios filtrados a la prensa fueron extraídos por la Justicia en el marco de una causa en la que era investigado Parrilli por supuesto encubrimiento del ex prófugo Ibar Esteban Pérez Corradi