Impulsan el juicio para un exprecandidato a concejal preso por narcotráfico

El fiscal federal Nº 2 de Santa Fe, Walter Rodríguez, formuló la elevación a juicio contra una banda liderada por Luis “Coco” Bergallo.

A casi un año de iniciada la investigación, la Fiscalía Federal Nº 2 de Santa Fe formuló el requerimiento de elevación a juicio de la causa que tiene como líder de una organización narco a un exempleado de Vialidad Provincial, Luis “Coco” Bergallo (46), quien fue como precandidato a concejal por la lista Compromiso Ciudadano en los comicios del año pasado.

El dictamen fue resuelto esta semana y lleva la firma del fiscal Walter Rodríguez quien dio por concluida la pesquisa que ordenó la detención del exdirigente político y otras siete personas involucradas en un clan familiar que operó en los barrios San Agustín, Cabaña Leiva, Punta Norte y la ciudad de Cañada Rosquín, en el departamento San Martín.

El desbarate de la organización sucedió el pasado 7 de julio de 2017 y fue luego de los allanamientos de Policía Federal Argentina, ordenados por el juez federal Nº 2, Francisco Miño, tras la solicitud del fiscal Rodríguez. En los mismos fueron detenidos los principales cabecillas de la organización, el propio “Coco” Bergallo y su hermano Darío Miguel (28), el cual se encontraba ya en prisión por una causa abierta en la Fiscalía de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación.

A su vez, fueron detenidos los laderos de la organización, Fabían David Bergallo (36), María Laura Lamanna (32), Silvia Díaz (31) y Judith Anahí Segovia (33), esta última con residencia en Cañada Rosquín.

Además, fue detenido un matrimonio del barrio San Agustín, Roberto “Beto” Herrera (44) y Candida Eulogia Sandoval (54), la madre de “Puchinga” Almirón, un narco condenado en agosto del 2017 por liderar una megaorganización barrial que tendió sus raíces en La Tablada, Loyola y Yapeyú y también en el norte de la provincia.

Ordenes y logistica desde la cárcel

En su elevación a juicio, la Fiscalía le atribuyó a Luis y Darío Miguel Bergallo “haber organizado actividades ilícitas de comercialización de estupefacientes llevadas a cabo en Santa Fe y Cañada Rosquín cuyo principio de ejecución es anterior al mes de agosto del 2016 y fueron extensivas hasta el 7 de julio del 2017”.

Para los investigadores los dos armaron una “estructura funcional que proveía y coordinaba los medios necesarios configurativos de un mecanismo eficiente dirigido al logro de la venta y comercialización de estupefacientes”.

Mediante escuchas telefónicas, los agentes lograron establecer cómo Darío Miguel Bergallo utilizó al menos siete chips de teléfonos, en su alojamiento en el penal de Las Flores, para dirigir el negocio y la producción de los estupefacientes. Dicha dirección se logró con “Coco” afuera del penal. En este sentido, el dictamen judicial sostuvo que la organización “recibió grandes cantidades de estupefacientes que eran distribuidos por eslabones inferiores, compuestos también por integrantes del clan familiar”.

Esos integrantes de la familia Bergallo fueron Fabián (hermano de Luis y Darío) el cual quedó sindicado como el “brazo operativo” de la narcoorganización ya que recibía ordenes de sus hermanos y las ejecutaba con posterioridad. En tanto, también formaron parte María Laura Lemanna (la actual pareja de “Coco” Bergallo), Silvia Eloísa Díaz (pareja de Fabián) y Segovia, quien fue pareja del exprecandidato.

Por fuera de la familia, la elevación a juicio también ordenó que vayan a un futuro debate en el Tribunal Oral Federal dos agentes policiales por “haber confabulado” en el negocio de la venta de estupefacientes que tenía en su poder la organización Bergallo.

Se trata de Carlos Alberto “Pipi” Maldonado (42), oriundo de Laguna Paiva, suboficial de la Policía Santa Fe y Adrián Alberto Nazara (32) oficial de la misma fuerza y con estrechos vínculos familiares con el grupo investigado por la Justicia federal. Los mismos fueron procesados por el juez Miño, en octubre del 2017 como autores de la “confabulación”, un delito contemplado en el artículo 29 bis de la Ley Nacional 23.737 de estupefacientes.

Para los investigadores, Carlos “Pipi” Maldonado cumplió un rol de “enlace en las negociaciones” ya que lo catalogaron como quien conseguía compradores, hacía entregas de tipo muestras y hasta coordinaba los puntos de encuentro. “Siempre con la flexibilidad y dinamismo propios del narcotráfico”, consideraron desde la pesquisa.

Por su lado, Nazara quedó vinculado a la causa ya que el fiscal lo acusó de haber sido quien brindó el blindaje al clan Bergallo en torno a operativos e investigaciones policiales que podrían desbaratar la organización del norte de la ciudad.

Fuente: Ignacio Mendoza para Uno Santa Fe

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias