La Cámara Federal le negó la excarcelación a Zannini

Según los jueces, “no se modificaron los riesgos procesales que se tuvo en cuenta para confirmar la prisión preventiva”.

E l ex secretario de la Legal y Técnica del kirchnerismo, Carlos Zannini, continuará en prisión. La Sala de feria, de la Cámara Federal porteña, rechazó su pedido de excarcelación.

El argumento central, según confirmaron fuentes judiciales, sostiene que “no se modificaron los riesgos procesales que la sala II de la Cámara tuvo en cuenta para confirmar la prisión preventiva a fines de diciembre”.

Carlos Zannini está acusado de estorbo de un acto funcional, abuso de autoridad y encubrimiento agravado, del atentado a la AMIA tras la firma del Memorándum con Irán.

Para la Justicia está comprobado que junto a Cristina Kirchner, y otros diez imputados, ayudaron a los “prófugos (del atentado de la mutual judía) a sustraerse del proceso donde se los imputó de haber cometido un crimen de lesa humanidad que ocasionó la muerte de un significativo número de víctimas”, además de una importante cantidad de heridos.

Hoy los jueces de la Sala de feria, Bruglia y Farah decidieron rechazar la excarcelación solicitada, al señalar que “no se produjo ninguna circunstancia nueva que justifique la modificación del criterio de la Sala II” que confirmó la prisión preventiva de Zannini.

El pedido de excarcelación se produjo cuando la Sala II de la Cámara Federal porteña revocó el delito de traición a la Patria contra los imputados, que había dispuesto el juez Claudio Bonadio. En su momento los camaristas Martín Irurzun y Eduardo Farah, consideraron que en el marco de la investigación “no encaja en la calificación discernida, pues aún si se entendiera comprendido el atentado terrorista contra la sede de la AMIA en el concepto de “agresión” (idea ampliamente desarrollada por el magistrado de primera instancia), lo cierto es que la respuesta de los poderes políticos argentinos no fue bélica”.

Por ello, el abogado Mariano Fragueiro Frías pidió la excarcelación de Zannini, al considerar que no correspondía su detención “no correspondía” con el delito de encubrimiento y que “no había riesgos procesales” ya que la investigación fue clausurada por el magistrado al solicitar su elevación a la querella que solicite a juicio oral.

La Sala de Feria planteó que la acusación contra Zannini y los demás imputados, aún representan una “especial gravedad”, al tratarse de actos “consumados bajo la autoría de algunas de las más altas autoridades políticas del país para ayudar a prófugos a sustraerse del proceso donde se los imputó de haber cometido un crimen de lesa humanidad que ocasionó la muerte de un significativo número de víctimas de la población local, además de una importante cantidad de heridos”, remarcó el juez Farah.

En tal sentido, la resolución de cinco páginas, señala que se cometieron “actividades claramente obstructivas desplegadas con posterioridad por los imputados para evitar dejar rastros” y en las que hubo “probanzas colectadas, que Zannini habría sido uno de los responsables”. Y que “nada elimina la presunción negativa” respecto al “entorpecimiento” de la investigación, lo que representa “un riesgo para la causa”.

Por su lado el juez Bruglia, explicó que “ante la ausencia de circunstancias novedosas que modifiquen el cuadro ponderado” por la Sala II cuando el 21 de diciembre confirmó el procesamiento y la prisión preventiva de todos los acusado, “no se procede reexaminar”, la detención de Zannini. Es decir: continuará preso.

Asimismo, se remarcó que le hecho de que la investigación haya sido clausurada para que las querellas realicen el pedido de elevación a juicio oral, “no significa el cese de la actividad probatoria, atento a que es en la etapa del juicio oral y público donde ésta cobra pleno alcance y desarrollo”, y que persisten los “riesgos de entorpecimiento” de la investigación aún.

La acusación

El 21 de diciembre, la Sala II de la Cámara Federal porteña -constituida por los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah-, confirmó el procesamiento y la prisión preventiva que recae sobre los ex funcionarios en la causa que inició con la denuncia del fiscal Alberto Nisman, que acusó a Cristina de encubrimiento del atentado a la AMIA, sólo cuatro días de aparecer muerto en su departamento de Puerto Madero.

Entre sus argumentos, dicha Sala señaló que se estableció un cuadro “indiciario, variado y unívoco que corrobora suficientemente los cargos” contra Cristina Kirchner, Héctor Timerman, Eduardo Zuain, Oscar Parrilli, Carlos Zannini, Angelina Abbona, Juan Martín Mena, Andrés Larroque, Jorge A. Khalil, Luis A. D´Elía y Fernando Esteche.

Así, concluyeron que hubo un grupo cerrado que conoció los pormenores de la maniobra, “guiada por el ocultamiento, el secreto y la omisión de los canales regulares de actuación”, que posibilitaron la firma del Pacto con Irán, medida calificada como “un plan criminal de encubrimiento” a favor de los cinco iraníes.