La Corte rechazó recurso de Echagaray y habilita que lo juzguen por falso testimonio

La Corte Suprema de Justicia de la Nación despejó el último escollo para que el ex titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) Ricardo Echegaray sea juzgado próximamente por la presunta comisión del delito de falso testimonio en perjuicio del ex diputado, ex ministro de Hacienda y ex presidente del Banco Central Alfonso Prat-Gay.

Con la firma de sus cinco ministros, el máximo tribunal rechazó por “inadmisible” un recurso de queja planteado por la defensa del ex funcionario  ejercida por el también ex ministro León Carlos Arslanián, contra la sucesiva negativa de tres instancias previas a declarar unas nulidades que había planteado en la causa.

Echegaray está acusado de haber declarado falsamente en perjuicio de Prat-Gay al haberlo involucrado en un supuesto caso de evasión a través de una cuenta bancaria secreta en Suiza de la cual era el apoderado y que pertenecía a la familia de la fallecida empresaria Amalia Lacroze de Fortabat. Prat-Gay terminó sobreseído en la causa que se le había abierto por denuncia de la AFIP a partir de información aportada por las autoridades impositivas francesas a partir de un ex funcionario bancario que robó una base de datos.

El máximo tribunal también rechazó otro recurso del ex subdirector general de Asuntos Jurídicos de la AFIP Pedro Roveda, quien, al igual que Echegaray, será juzgado en una fecha aún por determinar por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 4 (TOCF4), integrado por los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Guillermo Costabel y María Gabriela López Iñíguez como subrogante. Se trata del mismo tribunal que actualmente juzga al ex vicepresidente Amado Boudou por el escándalo de la imprenta Ciccone.

“El recurso extraordinario, cuya denegación motivó esta queja, no se dirige contra una sentencia definitiva o equiparable a tal. Por ello, se la desestima”, dijo la Corte con la firma de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.

El ex jefe de la AFIP, inexplicablemente ausente en el juicio por el escándalo Ciccone, afronta otros dos procesamientos dictados por el juez federal Sebastián Casanello en sendas causas relacionadas con sus antiguas funciones, una de ellas por presunto encubrimiento de la facturación “trucha” atribuida a la quebrada empresa insignia del detenido Lázaro Báez, Austral Construcciones.