La Oficina Anticorrupción desistió de presentarse como querellante en el juicio contra el menemista Granillo Ocampo

La Oficina Anticorrupción, que encabeza Laura Alonso, desistió de presentarse como querellante en el juicio oral por enriquecimiento ilícito contra el ex ministro de Justicia de Carlos Menem, Raúl Enrique Granillo Ocampo.

Granillo Ocampo se enfrenta desde este martes a un juicio por presunto enriquecimiento ilícito durante su gestión a raíz de la compra de tres departamentos.

“No nos encontramos en condiciones de afrontar en forma adecuada dos juicios orales simultáneos”, se justificó Alonso.

“En casos de corrupción la Justicia está actuando bastante pésimo. Sólo para ilustrar, están yendo a juicio oral este semestre, Gostanián y Granillo Ocampo, por supuestos delitos cometidos hace más de 20 años”, había dicho Alonso este mismo mes y completó: “Los argentinos no podemos permitir que pasen otros 20 años para que funcionarios de la gestión actual, o de la anterior, vayan a juicio oral en el 2035”.

Se trata de otro gesto del gobierno de Mauricio Macri al menemismo: este lunes fue nombrado un canciller que tuvo un importante cargo en el gobierno de Menem y, como explicó LPO, el presidente además quiere nombrar al menemista Eduardo Mondino en la Defensoría del Pueblo.

Además de Ocampo, también están imputados su esposa, Nélida Barros Reyes, y cuatro empresarios que habían intervenido en las negociaciones para la adquisición de los inmuebles que tienen un costo aproximado de U$S 600 mil.

La causa, que se inició a partir de una denuncia anónima presentada en el 2000, recayó en el Tribunal Oral Federal 4. El ex funcionario menemista, que estuvo a cargo del Ministerio de Justicia entre 1997 y 1999, es investigado por la compra de los dos departamentos que realizó en noviembre y diciembre de su último año de gestión y que tuvo como beneficiarios a sus hijos.