Lesa Humanidad: inició en Corrientes juicio por la desaparición de peón rural

Se inició ayer en Corrientes el juicio por la desaparición de un trabajador rural durante la última dictadura, en la que estaría implicado el establecimiento yerbatero Las Marías, sospechado de haber prestado ayuda en la logística. El único acusado por el hecho es el ex intendente de facto de la localidad correntina de Gobernador Virasoro, Héctor Torres Queirel.

En la localidad correntina de Gobernador Virasoro comenzó el juicio por la desaparición de un trabajador rural durante la última dictadura en el que estaría implicada el establecimiento yerbatero Las Marías que, tal como en el caso del Ingenio Ledesma, habría prestado ayuda en la logística para el secuestro de otra decena de empleados y dirigentes gremiales.

El único acusado por el hecho, Héctor María Torres Queirel, es el ex intendente de facto de la localidad correntina de Gobernador Virasoro y entonces dueño de la Estancia María Aleida. Se lo acusa del secuestro y desaparición de Marcelo Peralta, quien no fue el único desaparecido. En esa condición también está Neris Victoriano Pérez, secuestrado junto con un a decena de trabajadores de Las Marías, afiliados a los entonces combativos Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) y la Federación Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (FATRE).

Ambos gremios habían surgido a mediados de la década de 1970 y fueron el punto de organización de los trabajadores. En el marco de los reclamos contra las situaciones de explotación, meses antes del golpe de Estado de marzo de 1976 hicieron un paro de tres días, con marchas y cortes que los pusieron en el blanco de la empresa. Fueron denunciados por sabotaje en el marco de “actividades subversivas”, y una vez consumada la dictadura fueron siendo secuestrados entre abril de 1976 y julio de 1977.

A la familia Navajas Artaza, propietaria de Las Marías, se la acusó de prestar información y recursos logísticos a lo secuestradores. El entonces secretario general de STIA, Marcelo Acuña, y el de FATRE, Ramón Aguirre, murieron a la espera de que esos crímenes de los que fueron víctimas sean juzgados. La misma suerte corrió para el trabajador rural Jacinto Bernal, y varios testigos del caso.

A la vez, los responsables militares Duilio Martínez y Ricardo Schweizer también murieron, mientras que los militares Llamil Reston y Juan Carlos Sacco fueron apartados del juicio por razones de salud. Por su parte, Adolfo Navajas Artaza, dueño de Las Marías, fue sobreseído.

Loading tweet …
El proceso oral y público que comienza hoy tiene lugar en la Casa del Bicentenario de Gobernador Virasoro, provincia de Corriente. Estará a cargo del Tribunal Oral Federal de Corrientes, integrado por Lucrecia Rojas de Badaró, Víctor Alonso y Fermín Ceroleni.