Lesa Humanidad: se reanuda el juicio de “La Escuelita” en Bahía Blanca

La persecución y torturas contra Alipio Quijada durante la dictadura militar de 1976, abrirá  la quinta audiencia por el juicio “La Escuelita”, en avenida Argentina 1.600.

La actividad fue suspendida el pasado 17 de octubre tras la internación del presidente, Eugenio Krom, por una indisposición cardíaca.

Los jueces no retomarán las declaraciones de los sobrevivientes que fueron citados para la audiencia que se suspendió, sino que definieron continuar con los testigos que ya estaban programados.

La esposa del fallecido Quijada tendrá la responsabilidad de traer ante los jueces el caso de tormentos padecidos por su esposo, un trabajador de la Universidad Nacional del Comahue que había sido cesanteado en 1975 por el interventor de la casa de altos estudios, Dionisio Remus Tetu, y que al momento del secuestro vivía en Cutral Co.

Quijada fue llevado de su casa por militares y civiles en un megaoperativo que se produjo en la comarca petrolera el 29 y 30 de septiembre de 1977, tras el cual siguen desaparecidos dos profesionales de YPF de los que nunca más se supo su destino: Rodolfo Marinoni y el geólogo Horacio Girardelo.

Quijada falleció antes de la reapertura de las causas penales por los delitos cometidos durante la dictadura, por lo que los dichos de su esposa, Elba Esperón, serán centrales para conocer la trama de la denuncia de persecución política y torturas por las cuales se elevó a juicio esta causa.

Está previsto que también declare Miguel Balmaceda; en tanto no había sido confirmado aún si hablarán otros sobrevivientes que integraban la nómina de citados para el martes.

Tras su secuestro Quijada permaneció en la U9 de Neuquén, donde fue sometido a interrogatorios bajo golpes mientras estaba atado y con los ojos cubiertos. Entre otras preguntas le pedían información sobre su sobrino, Oscar Hodola; un ex ypefiano que había desaparecido en mayo en Buenos Aires, donde permanecía escondido al saber que lo buscaban durante el primer megaoperativo del Comando en Huincul y Cutral Co, en junio de 1976.

Hodola y su mujer Sirena Acuña, integran la nómina de desaparecidos de la región.

El tribunal está compuesto por Krom, Orlando Coscia y Pablo Lacava; mientras que Alejandro Silva oficia de cuarto juez en cada audiencia.

Siete son los acusados: los militares Oscar Reinhold, Eduardo Molina Ezcurra, Sergio San Martín, Jorge Di Pasquale y Gustavo Vitón; el comisario rionegrino Antonio Camarelli y el subcomisario federal Jorge Soza.

La fiscalía también acusó al mayor retirado del Ejército, Luis Farías Barrera, que fue considerado por el juez de instrucción Gustavo Villanueva como apto para enfrentar el proceso judicial, mientras que para el tribunal su condición es de “suspendido” de este juicio por insanía.