Los jueces definen a sus candidatos para el Consejo de la Magistratura

Tres listas competirán en las elecciones de septiembre por tres lugares. Quiénes son los candidatos y las disputas internas. El lamento del Gobierno.

Las tres listas que competirán en las elecciones de septiembre están definiendo sus candidatos. Buscan a quienes tengan buena imagen y nivel de conocimiento dentro de tribunales (lo mismo que ocurre con cualquier postulante de la política nacional) y que demuestre capacidad de resultados para los suyos en el cargo.

Para el gobierno también será una elección fundamental porque se trata de quiénes serán o no sus aliados en el Consejo.

“Lamentablemente hay elecciones”, dijo uno de los funcionarios del gobierno de Mauricio Macri que trabaja en los temas judiciales. El lamento es por la comodidad que hoy tiene el Poder Ejecutivo en el Consejo.

Las listas que competirán son tres: “Lista Bordó”, “Lista Celeste” y “Compromiso Judicial”. La primera es la más fuerte y el histórico oficialismo de los jueces porque ganó las últimas elecciones tanto en el Consejo como en la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (AMFJN). Tiene la mayor representación de la llamada “familia judicial”.

La Celeste es su histórica rival y se referencia en el sector más progresista del Poder Judicial. En 2014, sufrió una fractura y nació Compromiso Judicial. La ruptura fue por la cercanía y el apoyo de un sector de la lista con el kirchnerismo y las políticas judiciales que proponía el gobierno de Cristina Kirchner. La disputa interna no se pudo zanjar y así surgió una nueva lista.

El Consejo tiene 13 miembros, tres son jueces. Hoy cada lista de jueces tiene un representante. El resto del Consejo está compuesto por dos abogados, tres senadores nacionales, tres diputados nacionales, un representante del Poder Ejecutivo y uno del sector académico.

La lista que tiene todo definido es la Celeste. Llevará como primer candidato a Alberto Lugones, un histórico referente de la lista y de pasado en la militancia de la UCR. Lugones fue funcionario en el Consejo y actualmente es juez de la Cámara Federal de San Martín. Ya fue candidato por la lista en 2016. Compitió para presidente de la Asociación de Magistrados y quedó en segundo lugar.

Buscará retener la banca que hoy ocupa Gabriela Vázquez, quien fue aliada del kirchnerismo en el Consejo –llegó a la presidencia del cuerpo en 2014 con los votos del Frente para la Victoria– y que no tiene diálogo con el macrismo. Con Lugones la expectativa cambia. “Sabemos que se va a poder hablar”, señalan tanto en las otras listas como en el macrismo, aunque no lo cuentan como un aliado.

“Vázquez tuvo una afinidad pero la lista no es kirchnerista”, dicen en la Celeste. “El resto de las listas no pueden decir que no son macristas”, agregan como puntapié inicial de la campaña.

En Compromiso Judicial el candidato que quieren dentro de la agrupación es Leopoldo Bruglia, actual juez de la Cámara Federal porteña, un tribunal en el que se definen las causas de corrupción. Pero Bruglia no está convencido de aceptar la postulación. Hoy está más cerca del no, dicen en la lista. El juez había mostrado entusiasmo con el cargo cuando integraba el Tribunal Oral Federal 4. Pero la situación cambió con su llegada a la Cámara Federal.

La Cámara hoy atraviesa una situación compleja. De los seis cargos que tiene el tribunal, hay solo dos ocupados y en breve llegará un tercer juez. “El trabajo es mucho para sumarle la responsabilidad del Consejo”, señalan cerca de Bruglia.

Bruglia tiene buena relación con el gobierno que lo impulsó a llegar a la Cámara y es el juez más duro en sus fallos con los ex funcionarios del kirchnerismo.

“Hay otros candidatos pero no convencen. No hay plan B”, dicen en Compromiso Judicial. Todo dependerá del poder de convencimiento de sus compañeros sobre Bruglia.

En la lista Bordó están en el último tramo de la discusión. En el inicio hubo cuatro candidatos: María Gómez Alonso de Díaz Cordero, actual presidenta de la AMFJ y jueza de la Cámara Comercial; Miguel Caminos, de un tribunal oral; Ricardo Recondo, del fuero Civil y Comercial Federal; y Andrés Basso, integrante de un tribunal oral federal e impulsado por la renovación. Los que llegaron a la etapa final son Caminos y Recondo.

Díaz Cordero iría por la reelección como titular de la AMFJ y la renovación de la lista Bordó quedará para la próxima elección. “El cambio de caras se impone pero no estamos a tiempo que instalar nuevos candidatos”, señalan en la lista.

Ese requisito no lo necesitan ni Caminos ni Recondo. Son dos históricos de la Bordó, ambos fueron presidentes de la AMFJN. Recondo ya fue consejero y Caminos estuvo al frente de una organización internacional de jueces. “Cualquiera de los dos es un excelente candidato”, coinciden quienes impulsan a ambos.

La discusión pasa por encontrar el candidato más fuerte. Caminos tiene 72 años y a los 75 tiene que dejar el cargo –así lo establece la Constitución Nacional– o tener un nuevo acuerdo para continuar como juez. A esa edad llegará en el medio de su mandato como consejero –que es de cuatro años– y el acuerdo lo impulsa el gobierno. “Nos pone en una situación de debilidad y de dependencia del gobierno”, señalan en la Bordó.

Por su parte, Recondo ya tiene 75 años pero consiguió el acuerdo para seguir por cinco años más como juez. Es un conocido radical –fue secretario de Justicia del gobierno de Raúl Alfonsín– y tiene buena relación con el macrismo pero algunos le objetan que ese vínculo no se tradujo en beneficios para la lista.

El miércoles a la tarde hubo una reunión para discutir la candidatura. “Fue áspera y todavía no hay acuerdo”, le dijeron a este medio dos jueces que participaron de ese encuentro.

Un punto a favor de Recondo es que en charlas con jueces del interior del país su nombre recogió la mayoría de adhesiones.

Las elecciones de los jueces son a mediados de septiembre –todavía no está definida la fecha– y un mes antes cada lista tiene que presentar sus candidatos. El mandato es de cuatro años y la ley no permite reelección. Si fuera posible la continuidad en Compromiso Judicial señalan que Leónidas Moldes -su actual consejero- sería el candidato. En tanto, en la Bordó con la reelección, Luis María Cabral zanjaría las disputas internas como candidato de consenso para seguir en el cargo.

En las tres listas coincidieron en señalar que el escenario más factible es que cada una ingrese un candidato, como tienen hoy. Y a cada una también les falta definir quiénes serán los jueces que irán en segundo y tercer lugar.

-Lamentablemente hay elecciones -dice resignado el funcionario nacional.

-¿Por qué lamentablemente? – preguntó Martín Angulo, para Infobae.

– Porque habíamos logrado consolidar un bloque en el Consejo y ahora vamos a tener que sentarnos a negociar con otros actores.

El gobierno tiene hoy en el Consejo una mayoría que le permitió atravesar sin dificultades –pero en negociación permanente– la mayoría de los objetivos que se impuso. Ese bloque oficialista lo integra con aliados, entre ellos los jueces Cabral (lista Bordó) y Moldes (Compromiso Judicial).

Pero en algunos temas centrales para los jueces se diferenciaron. Por ejemplo cuando el macrismo buscó la suspensión y envío a juicio político de los magistrados Daniel Rafecas –por su actuación en la causa del memorándum de entendimiento con Irán– y Mario Reynaldi –acusado de encubrir a un imputado de trata de personas-. En esos casos, los tres jueces del Consejo votaron por rechazar los cargos.

La definición de los candidatos se demoró porque miraban de cerca a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y al Congreso Nacional.

La Corte tiene para resolver una causa en la que fue declarada inconstitucional la actual integración de 13 miembros del Consejo que se creó por una ley que en 2006 impulsó la entonces senadora Cristina Kirchner.

Se había generado expectativa de que el máximo tribunal resolviera el caso antes de las elecciones. Eso hubiese cambiado todo porque el Consejo tenía que volver a su integración anterior de 20 miembros. Pero no habrá fallo de la Corte antes de las elecciones.

Por otra parte, el gobierno de Macri envió al Congreso un proyecto de ley –elaborado por el presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, Jorge Rizzo– para reformar el Consejo y llevarlo a 16 integrantes, con dos abogados y un juez más. La discusión parlamentaria tampoco será antes de los comicios y quedará para el año que viene.

Los jueces no son los únicos que este año irán a las urnas. También lo tienen que hacer los abogados para renovar sus actuales representantes, Adriana Donato y Miguel Piedecasas. Quiénes ya tiene un nuevo integrante en el Consejo son los académicos. Diego Molea fue elegido para ser el representante de las universidades a partir de noviembre en lugar de Jorge Candis.

Fuente: Martín Angulo para Infobae

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias