Lucha contra el narcotráfico: 12 años de condena para líder de banda que transportaba marihuana a Chile

La Justicia Federal condenó a los integrantes de una banda de narcos que utilizaba los caminos de la Puna salteña para transportar marihuana a Chile. La organización fue desarticulada en agosto de 2012 a partir de un informe de inteligencia de la Policía de la Provincia, que concluyó con el secuestro de 170 paquetes de marihuana que eran transportados en las ruedas de un camión semirremolque procedente de la República de Paraguay.

A partir de una serie de allanamientos ordenados por el juez federal Julio Bavio se logró la captura de los principales implicados. El fiscal federal Francisco Snopek destacó que las escuchas captadas en los celulares de los imputados fueron determinantes para el éxito de la investigación. De las pesquisas se pudo establecer que la droga era acondicionada en galpones de establecimientos mineros en el departamento Los Andes y que de allí la transportaban al país transandino.

El Tribunal Oral integrado por los camaristas Marta Liliana Snopek, Federico Santiago Díaz y Marcelo Juárez Almaraz, luego de analizar las pruebas y el alegatos de las partes, emitió ayer su veredicto.

Luego de rechazar la falta de legitimación de la querella y las nulidades planteadas por la defensa de los acusados, el Tribunal resolvió condenar a Antonio Carlos Silva a la pena de 12 años de prisión y multa de 30.000 pesos. El nombrado fue considerado “autor responsable del delito de conformar una organización destinada al transporte de estupefacientes, en carácter de organizador, agravado por la intervención de tres o más personas, con más la inhabilitación absoluta por el término que dure la condena”.

El Tribunal de juicio anunció luego las penas a los restantes integrantes de la organización que aguardaron impacientes veredicto. Eduardo Cansino, Jorge Alfredo Moreno, Juan Pablo Paso, Víctor Hugo Drews, Miguel Ertivo y Néstor Eduardo Maya fueron condenados a 8 años de prisión y multas de 15 mil pesos a cada uno. A todos ellos se los imputó como coautores responsables del delito de transporte de estupefacientes, agravado por la intervención de tres o más personas, con más la inhabilitación absoluta por el término que dure la condena.

También la cámara juzgadora ordenó el decomiso de los teléfonos celulares que los narcotraficantes utilizaron para la comisión de los hechos, conforme las constancias de las actuaciones. Además, se dispuso diferir el decomiso de los vehículos secuestrados a los imputados, previo informe del organismo pertinente. También se ordenó la destrucción de las muestras de droga y de todo el material estupefaciente reservados en la Secretaría del Tribunal Oral. Por último se fijó la fecha de la lectura de los fundamentos del fallo para el 9 del corriente. El fiscal Francisco Snopek expresó que la investigación en torno al accionar de esta banda continúa para determinar otros hechos vinculados con el negocio de las drogas en la frontera norte. “Las investigaciones están orientadas en torno al contrabando de precursores químicos, con el que esta gente también estaría involucrada”, dijo.