Lucha contra el narcotráfico: detienen en Córdoba a joven que producía LSD en forma casera

En el operativo en el cual fue detenido un joven en Río Ceballos, provincia de Córdoba,se encontró una rareza que llamó la atención. Se sospecha que los troqueles con la droga sintética se elaboraban de manera casera.

Muchas veces, un gran golpe contra el delito provoca en ese mismo momento sensaciones encontradas entre los investigadores.

Esto acaba de suceder en torno del operativo antidrogas que se realizó en las últimas horas en un domicilio de la ciudad de Río Ceballos, y que terminó con un joven detenido, acusado de tener una importante cantidad de ácido lisérgico (LSD), además de marihuana y hongos alucinógenos.

De manera paralela a la satisfacción que provocó en la Justicia federal de Córdoba este importante decomiso, los que siguen de cerca esta causa no dejan de subrayar, con preocupación, un dato llamativo: el LSD secuestrado no estaba, en su mayor parte, en los troqueles, sino que se lo encontró en frascos, aún líquido.
“Este chico (por el detenido) estaba jugando con la vida de 
los otros y con la de él mismo”, apuntó una de las fuentes judiciales consultadas.
“La falta de conocimiento puede generar la mortalidad del mismo que manipula esta sustancia”, explicó.

Por lo general, en los operativos policiales en los que se ha encontrado este tipo de droga sintética en Córdoba se detecta que quien vende LSD, en realidad, comercializa los troqueles ya listos, impregnados.

Es decir, no había hasta hoy antecedentes locales de personas que manipularan el ácido por su cuenta para generar los troqueles de manera casera.

Es por ello que el hallazgo generó preocupación, porque se sospecha que parte del LSD que está circulando de manera clandestina en Córdoba fue manipulado por inexpertos.

Si se tiene en cuenta que se trata de una droga que ya es peligrosa aun si fue elaborada por químicos especialistas, el hecho de que fuera generada por un joven sin grandes conocimientos en la materia, según se sospecha, hace que las señales de alarma sean mayores.

Según indicó el Ministerio de Seguridad de la Nación, hace cuatro meses en la sede cordobesa de Correo Argentino se detectó que en el interior de un libro que iba a ser enviado a Chile había troqueles de LSD (mil dosis en total).

El LSD, por lo general, se comercializa en cartones de escasas dimensiones, que a su vez se cortan en cuatro partes. Cada parte es impregnada con no más de 0,025 miligramos del ácido.

Quien la ingiere coloca ese pedazo de cartón en la lengua, o en un ojo, en busca de un “viaje”, como se le dice a sus efectos, que son casi inmediatos: una alteración alucinógena de la realidad.

Tras el hallazgo de la droga en el libro, los detectives de División Antidrogas Córdoba, de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, comenzaron a rastrear su procedencia.

Todo con directivas de la fiscal federal Graciela López de Filoñuk y del Juzgado Federal N° 3, a cargo de Miguel Hugo Vaca Narvaja.

Se identificó a través de las cámaras de seguridad al joven que había despachado esa encomienda y, a partir de ahí, comenzaron a seguirlo cada vez más de cerca.

“Se estableció que el modus operandi consistía en distribuir troqueles con dosis de ácido lisérgico en distintos puntos de la provincia y otros puntos del país, a través del correo nacional”, se agregó en un comunicado oficial.

Así, el miércoles último a la tarde, los agentes llegaron a un domicilio de calle Jerónimo Luis de Cabrera, en la ciudad de Río Ceballos.

Se trata de una casa que es alquilada por varios jóvenes, entre ellos, el principal investigado, quien fue identificado como César Aravena. Suele desempañarse como disc jockey (Dj) de fiestas electrónicas (en el género dubstep ).

Es en este circuito de la noche en el que prolifera, sobre todo, el consumo de drogas sintéticas como LSD, éxtasis y popper .

En la casa se secuestraron dos pequeños frascos que en total tenían más de 100 miligramos de ácido lisérgico, según se corroboró a partir de un primer análisis con reactivos.

Había cartones ya impregnados y troquelados, y otros que todavía no habían sido rociados con LSD.

Aunque una primera estimación oficial advirtió que con esa cantidad se estaba en condiciones de generar más de 5.600 dosis, ayer las fuentes apuntaron que esta cifra, en realidad, podría ser varias veces mayor.

De acuerdo con un informe preliminar, ya en poder de la fiscal federal Graciela López de Filoñuk, el líquido es de origen europeo, aunque la larga ruta del LSD llega hasta China.

¿Cómo llegaron estos frascos a la casa de Río Ceballos? Se presume que por envíos a través del correo internacional, pero hasta ahora no está del todo claro.

En ese sentido, el secuestro de varias computadores, que ahora serán peritadas, tal vez permita orientar sobre la otra ruta invisible del narcotráfico internacional de drogas sintéticas: contactos y transacciones vía internet.

En la casa también se secuestraron 500 semillas de Cannabis sativa (marihuana) y hongos alucinógenos.

Figura penal

Aravena quedó detenido. Tentativa de exportación de estupefacientes y tenencia de estupefacientes con fines de comercialización son las dos figuras penales que la fiscal López de Filoñuk analiza por estas horas.

Mientras tanto, en la torre de Tribunales federales nadie se atreve a aventurar hasta dónde llegará el expediente.