Lucha contra el narcotráfico: la Cámara Federal cuestionó el accionar del juez de Oran en la causa Castedo

Ante la Cámara Federal de Apelaciones se llevó a cabo una audiencia en el marco de la causa que investiga al presunto capo narco Delfín Castedo. Los Fiscales de Salta y de la Procunar cuestionaron los fallos del juez de Orán, Gustavo Montoya, por perjudicar la investigación.

Luego del procesamiento de Delfín Castedo y su ex abogado, Luciano Ciscato, por falsedad material e ideológica de una supuesta declaración indagatoria ante el por entonces juez federal de Orán, Raúl Reynoso (también procesado), se realizó una audiencia en la sede de la Justicia Federal por apelaciones de la defensa de Castedo y de los fiscales de Salta, Eduardo Villalba, y de la Procunar, Diego Iglesias. También se expresaron representantes de la UIF (Unidad de Información Financiera), por la causa sobre los mismos imputados por lavado de activos.
Durante sus alocuciones, los fiscales Villalba e Iglesias cargaron contra el juez subrogante de Orán por no ordenar la detención de otros presuntos miembros de la organización narco criminal como es el caso de quien consideran el testaferro de Castedo: Eduardo Torino. Los representantes del Ministerio Público Fiscal insistieron en la necesidad de su detención por estar involucrado en la administración y compraventa fraudulenta de las fincas que Castedo posee en Salvador Mazza, que serían los lugares por donde hacen ingresar la droga.
LEE MÁS: detalles del pacto espurio entre Reynoso y Castedo

“Montoya tiene una visión atomizada que nos impide avanzar en las imputaciones”, disparó Iglesias ante los jueces Alejandro Augusto Castellanos, Renato Rabbi Baldi y Ernesto Solá, a quienes le solicitó que fallen de tal modo que se logre “reencausar” la investigación.
El cuestionamiento está realizado en el marco de apelaciones contra a una serie de resoluciones tomadas por Montoya que, según los fiscales, hacen que no se vinculen unos hechos con otros de manera que no se pueda llevar adelante una investigación conjunta con todos los hechos que, aunque parecen independientes, están vinculados a un mismo accionar delictivo.
Una de esas actuaciones tiene que ver con el secuestro de 180 kilos de cocaína el 22 de diciembre de 2016 que los fiscales vinculan con la organización de Castedo, demostrando que, pese a su detención, sigue funcionando con normalidad. La droga había estado acopiada en la fincas El Aybal y El Pajeal, presuntamente pertenecientes al capo narco.
Los fiscales destacaron la detención de Ricardo Ervas, de quien se tiene escuchas con Alejandro Flores, el conductor del camión de donde se secuestró el cargamento de cocaína antes mencionado. También la de Carmen Araujo, pareja de Delfín Castedo, y miembro de la organización que denuncian; pero cuestionaron que Montoya no haya permitido ampliar la declaración indagatoria contra Castedo.

Otro de los cuestionamientos fue la decisión de Montoya de no embargar las fincas. Iglesias sostuvo que ambas fueron compradas y vendidas bajo maniobras tendientes a evadir la justicia y a lavar activos. En los papeles, la finca “El Aybal” no pertenece a Castedo sino a la empresa Anzere SA situada en Uruguay que, según datos aportados por la Red Iberoamericana de Fiscales Antidrogas (Aiamp) a los oficiales del Ministerio Público era una firma offshore señalada en los “Panamá Papers”, disuelta por el gobierno uruguayo por no cumplir con los requisitos societarios.
Ese fue el motivo por el cual Montoya no embargó las fincas, pero los fiscales consideraron que es una maniobra típica para desligar al presunto narco, de quien aseguran que sigue manejándolas a través de Torino.
“Afirman por afirmar sin probar”
El abogado de Castedo, Mariano Ariel Álvarez, también se expresó antes los jueces negando las imputaciones contra su cliente y sosteniendo que no existe una organización criminal dedicada al narcotráfico.
Justificó su postura resaltando que cuando se allanaron las fincas se encontró maíz y ganado, elementos que prueban, según el abogado, la verdadera actividad que se realiza en el lugar.
Álvarez se mostró en contra del procesamiento y sostuvo que debe confirmarse la nulidad de la declaración fraguada de Castedo a quien exoneró de responsabilidad: “la indagatoria falsa perjudicó a Castedo porque con ella Reynoso lo procesó”, señaló y agregó que debe anularse todo lo actuado en consecuencia, como la ampliación de la indagatoria.
Los fiscales ya habían cuestionado la nulidad de la indagatoria falsa al considerar que la misma fue elaborada intencionalmente por Castedo, Reynoso y Ciscato y cuya nulidad fue salvada cuando el primero se sometió a la ampliación de esa indagatoria.
No existe un plazo para que la Cámara Federal de Apelaciones resuelva lo planteado en la audiencia de hoy pero se espera con expectativa, de todas las partes, el fallo sobre los distintos puntos cuestionados.

Etiquetas en Nota
Compartir Nota