Moreno Ocampo justició sus cuentas offshore por su actividad laboral

Luis Moreno Ocampo, jurista y ex fiscal del juicio de la Juntas Militares hoy enemistado con el exespía Antonio Stiuso, rompió el silencio, defendió el uso de las cuentas offshore por su actividad laboral y dijo que giró dinero a cuentas en Suiza para “proteger” a su familia de una persecución política y de espías que padeció por investigar casos de corrupción en la Argentina.

Ocampo fue sindicado en septiembre pasado como titular de “al menos una empresa off shore”, según una investigación publicada por el diario español El Mundo, el cual también consigna que el letrado utilizó su influencia ante el Tribunal Penal Internacional (TPI), con sede en La Haya, para beneficiar a un magnate petrolero libio que representaba. “Es pescado podrido, no es una investigación sobre mí”, sintetizó el experto en su primera explicación pública.

“Es el Estado el que me hace uno de los hackeos más grande que he vivido. Hackearon mis cuentas, las de mis abogados, mi teléfono en Londres me respondía los mensajes que yo enviaba. El teléfono de mi abogada que trabaja conmigo recibía emails de su propia cuenta, tienen información de mi cuenta en un banco de Holanda e información mía de la Corte internacional”, describió el abogado, aunque no puede identificar al país autor del espionaje ilegal.

El especialista en derecho penal internacional, dijo que estas maniobras no fueron al azar. “Eso no lo hizo un periodista, lo hizo alguien que no sabemos quién es, que tiene como objetivo investigarme a mí. (Julián) Assange o (Edward) Snoden hackean al Estado norteamericano, al ejército o la CIA. Acá, un Estado hackea a una persona y luego se la entrega a una red de periodista que tiene bases en París, que reciben 40.000 documentos y no entienden nada”, expresó.

Según Ocampo, el objetivo del hackeo fue mostrar cómo él desacredita a la Corte Penal Internacional. Sin embargo, su postura es defender su trabajo en La Haya. “Esta Corte mundial empezó a juzgar a genocidas en 2003 conmigo, soy una de las cara de esa Corte, por eso me atacan a mí”, enfatizó.

El jurista trabaja en la actualidad sobre sospechas de que Nicolás Madura aplica un plan sistemático de crímenes de lesa humanidad en Venezuela y no descartó que la Corte pueda intervenir en el país caribeño. Pero además, destacó entre sus tareas las investigaciones por genocidio y crímenes de guerra al presidente de Sudán, Omar al Bachir; al líder libio asesinado, Muamar al Gadafi; al expresidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo; al actual mandatario de Kenia, Uhuru Muigai Kenyatta, y al exvice de República del Congo, Jean Pierre Bemba, entre otros.

“Es una complejidad que la red de 40 periodistas que tienen los 40.000 documentos no puede entender. Hoy, Burundi se retiró del Tribunal y nadie lo puede parar. La Corte es la única esperanza que tenemos de que los genocidas no puedan matar”, dijo en referencia al presidente del país africano, Pierre Nkurunziza, quien anunció que ya no se someterá a lo dictado por el Estatuto de Roma.

“Tenía 80 candidatos a atacarnos y no me pasó. Hace un meses estoy trabajado en un caso donde un gobierno financia al terrorismo internacional y me cae un montaña de pescado podrido sobre mi cabeza”, subrayó.

l exdirector general de operaciones de la SIDE, Jaime Stiuso, sorprendió en marzo de 2016 al llamar por teléfono al programa de TV “Intratables” para amenazar el exfiscal federal, Luis Moreno Ocampo. “Usted es un caradura”, lanzó y dijo sobre el final: “Quiero que se acuerde de mí”.

“Tengo cuentas offshore, porque yo soy offshore, yo soy afuera de la costa. Tengo cuentas ‘afuera de la costa’ porque no trabajo en la Argentina, no tengo clientes ni oficinas. No soy contribuyente fiscal, ni pago impuestos, no vivo más acá. Tengo cuentas (bancarias) en Uruguay porque tengo oficina en Montevideo, y eso no lo pueden entender. Tengo cuentas en Nueva York porque tengo oficinas ahí y en Holanda porque vivía ahí, me compré una casa y tengo que pagar una hipoteca”, justificó.

Sobre los movimientos de cuentas desde panamá a nombre de una empresa, dijo: “El banco formó una empresa para no poner mi nombre. Yo estaba muy expuesto en la Argentina, investigaba a corrupción y a mí Carlos Menem me odiaba. Ahí me atacaron de otro modo, hay baja tecnología en inteligencia. Me cubrí mis fondos en Suiza para que no aparezca mi nombre primero. Mis ahorros no los iba dejar en Argentina y los puse en Suiza y ellos me armaron ese esquema, donde mi nombre aparece tercero. Esos ahorros los mandaba a mi mujer para que viva en Buenos Aires”.

Asimismo, Ocampo dijo que tras el escándalo de los panamá Papers salieron varios casos a la luz, pero eso no implica que sean delincuentes. “El delito no es tener la cuenta offshore, el problema es hacer algo ilegal o esconder plata de sobornos. Ahora salen cuentas offshore todo el tiempo”, remarcó, y justificó que guardó el dinero allí en 2003 por el antecedente del corralito del 2001 y por una supuesta persecución de un exmiembro de inteligencia, que hoy continúa en actividad. “La SIDE mató a un tipo que había investigado en contra mía, de hecho Situso me sigue atacando”, manifestó en una intensa charla con la emisora Radio Con Vos.

El exfiscal vinculó su necesidad de esconder los fondos con el crimen de Mariano Losanovsky Perel, que apareció acribillado a balazos en 2001 en un hostal de Cariló. “Perel dejó unas cartas donde decía que le habían pagado u$s 2.000 para investigarme a mí”, rememoró Ocampo sobre el contador y financista de 56 años asesinado misteriosamente junto a su esposa, Rosa Berta, de 48. “En la Argentina investigaba como abogado de manera privada, me cubrí y me fui a vivir afuera. Había hecho juicios muy pesados, investigué a ministros, me consideraban un enemigo”, agregó al explicar su situación financiera. “Saqué la plata lejos para protegerme”, insistió, y aseguró que los esos fondos los declaró y pagó impuestos por el giro.

“Tengo cuentas offshore todo el tiempo. La mayoría de las personas viven en un país, no trabaja afuera y no se mueven. No tengo que demostrar nada”, afirmó. Además, dijo que ante estos casos en la opinión pública “no se puede demostrar nada” y habló de la detención de Julio De Vido. “Lo acusan de varias cosas, pero hay una que es por comprar gas a un precio raro. Si el tipo comprueba que es inocente (en la Justicia), en la opinión pública no lo va a probar nunca más. Si lo absuelven por eso, para la opinión pública va a ser un fallo absurdo”, señaló.

“No hice nada ilegal, poner la plata en Suiza, Alemania o Uruguay es una decisión personal, cómo cuido a mi familia es mi decisión. No tengo que convenir a nadie de soy honorable”, remarcó. “Me atacaron para evitar que investigue lo que estos investigando”, concluyó por el desconocido país que financia el terrorismo.