Odebrecht despide a toda su cúpula en Argentina

El medio del escándalo de corrupción que involucra al grupo en casi toda América latina y que incluye varios de sus negocios y operaciones en Argentina, el holding brasileño Odebrecht acaba de echar a toda su cúpula ejecutiva de su filial local.

El grupo, protagonista del escándalo de pago de coimas y sobornos para hacerse cargo de millonarias obras de infraestructura en la región conocido como Lava Jato, decidió reemplazar a su presidente, vicepresidente y a varios miembros de su directorio en Odebrecht Argentina.

Lo hizo durante una asamblea de la compañía que se llevó a cabo el 11 de julio pasado y en la cual se decidió revocar el mandato del directorio que venía gestionando las pocas operaciones que el grupo todavía controla en el país y en las cuales se lo investiga por el pago de sobornos a ex funcionarios y empresarios locales.

De este modo, se decidió despedir a Ricardo Vieira de su cargo de presidente. Lo mismo ocurrió con Claudio Medeiros Netto Ribeiro, quien ocupaba la vicepresidencia del holding en el país, y de Arlindo Sergio de Oliveira Facadio y Marcelo Rodolfo Assumpcao Piller, como directores titular y suplente, respectivamente.

En el caso de Vieira, está ligado a varias causas que se tramitan en el país contra el holding brasileño por el pago de sobornos a funcionarios locales para hacerse cargo de millonarias obras de infraestructura. De acuerdo a las investigaciones de la justicia local y de la de Estados Unidos y Brasil, se calcula que Odebrecht abonó cerca de u$s35 millones de coimas que le aseguraron hacerse cargo de millonarias obras licitadas por los anteriores gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

En el caso del ahora despedido presidente de su filial local, figura en un documento del fiscal Federico Delgado para ser citado por la justicia con el objetivo de que aporte datos sobre las causas, en especial la que investiga el desarrollo de obras para AySA durante el kirchnerismo.

También está en la mira del juez federal Marcelo Martinez De Giorgi, quien investiga otro de los tres grandes negociados de Odebrecht en la Argentina comno es el soterramiento del tren Sarmiento.

Según una investigación del periodista Hugo Alconada Mon, publicada por el diario La Nación, el ex CEO de Odebrecht Argentina figura en la lista de 49 ex funcionarios y ejecutivos llamados a indagatoria por esta causa.

Para reemplazar a Vieira y al resto del directorio local, Odebrecht optó por ejecutivos que venían ocupando cargos en su filial argentina y en otros países y que, en mayor o menor medida, también están mencionados en el Lava Jato.

Un ejemplo es el del flamante presidente de Odebrecht Argentina, Eduardo Lima de Rozendo Pinto, quien ocupó varios puestos en Perú y México. Por caso, fue CEO de Etileno XXI, un consorcio que lideró Odebrecht junto con una compañía mexicana y el grupo local Techint para la construcción del complejo petroquímico más grande de América latina.

El establecimiento iba a ser operado por una empresa de capitales brasileños y mexicanos como son Braskem (controlada por Odebrecht) e Idesa (decidada a la industria petroquímica) que finalmente no se llevó a cabo.

Según medios periodísticos peruanos, el nuevo CEO de Odebrecht en Argentina estuvo involucrado en el pago de sobornos por u$s3 millones a un político brasileño desde su cargo como fundador, director y apoderado de tres empresas establecidas en ese país y también en México.

En ese marco, el ex gobernador, Javier Duarte, puso el agua potable del puerto de Veracruz y el proyecto de generación de energía eléctrica en manos de dos personeros de Odebrecht que luego fueron acusados de sobornos y lavado de dinero en Brasil.

En esas operaciones, los socios de Duarte fueron Javier Chuman Rojas y el propio Eduardo de Melo Pinto, ahora a cargo de la filial argentina de Odebrecht. Los datos fueron revelados el año pasado por una investigación de la agrupación Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, en la cual se detallan negocios que se hicieron durante la administración de Duarte a lo largo del estado de Veracruz.

Además está vinculado a irregularidades en la construcción del llamado Gasoducto del Sur, más precisamente en Perú, donde los ilícitos de Odebrecht abarcan a varios ex presidentes.

En cuanto a Paulo Henrique Oliveira Levita, nuevo vicepresidente de Odebrecht Argentina, antes de llegar al país fue apoderado de Odebrecht en Panamá, uno de los países estrechamente vinculados al lavado de dinero y blanqueo de capitales.

También Arlindo Sergio de Oliveira Facadio, designado como director de Odebrecht Argentina, tiene antecedentes que lo vinculan al caso de corrupción investigado por el juez brasileño Sergio Moro.

Se trata del mismo ejecutivo cuya firma figura en un cheque emitido por una subsidiaria de Odebrecht a la famila Kirchner por “negocios inmobiliarios” en el 2014.

Se emitió por $80.000 desde el Banco Galicia al de Santa Cruz, donde la inmobiliaria de Néstor y Cristina tenía su cuenta, de acuerdo a una investigación que en su momento reveló el sitio Tangoleaks, publicada el año pasado.

La factura que habría correspondido al pago de dos meses de alquiler de un inmueble en Río Gallegos, estaba firmada por Olivera Facadio, en ese momento apoderado de Odebrecht en Argentina.

Etiquetas en Nota
Compartir Nota