Piden indagatoria del exfuncionario que “entregó” pruebas de un presunto soborno

Se trata de Cristian Daniel López, exdirector de Planeamiento de la Agencia de Administración de Bienes del Estado.

Un olvido inocente llevó a Cristian López al banquillo de los acusados. Había sido Director de Planeamiento de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) y luego Director Suplente de las empresas Playas Ferroviarias de Buenos Aires y Nuevos Aires del Sur S.A. Pero cuando fue echado del organismo, el 8 de noviembre de 2017, devolvió el auto oficial que usaba y en la guantera había una factura a nombre de un empresario por la compra de un reloj por más de 125 mil pesos. Eso desencadenó una investigación que se coronó con un pedido de indagatoria.

Luego del olvido, el trabajo de la Justicia avanzó y el cuadro se terminó de completar cuando se allanó su domicilio particular en San Isidro, y se le encontró el reloj PH Tag Heuer. Luego se allanó el estudio de arquitectura del empresario Gonzalo Raúl Arana, en Boulogne, provincia de Buenos Aires, donde se encontró la factura por la compra del reloj por un valor de $ 125.652,90. La operación ocurrió en la sucursal de la joyería Testorelli de un centro comercial, con fecha 31 de octubre de 2017, y también se halló una tarjeta personal del funcionario Cristian López.

Arana, según determinó la Justicia, fue proveedor de la firma Playas Ferroviarias S.A, o sea de la empresa estatal que lo tenía al frente a López. La denuncia la hizo el presidente de la Agencia de Administración de Bienes del Estado, Ramón Lanús, y con intervención de la Oficina Anticorrupción (OA) se inició una investigación en el juzgado de Marcelo Martínez de Giorgi. Ahora el fiscal Ramiro González pidió la indagatoria de López y el empresario Arana.

Otra acusación sobre López es que mintió al ingresar como director de Planeamiento de la AABE el 2 de febrero de 2016. Es que como condición de ingreso, se debe presentar una declaración jurada ante la posibilidad de contar con antecedentes penales, y López no informó sobre una causa por administración fraudulenta que tenía en el juzgado en lo penal de Elizabeth Alejandra Paisan, y por la cual fue procesado en diciembre de 2015.

Pero a López se le sumaron más denuncias. Es porque desde la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) se puso en marcha un proyecto de “elevación de andenes, adecuación de la infraestructura y remodelación de estaciones en la Línea General Belgrano Norte” en lo que hace a la estación Boulogne Sur Mer.

En esa estación hay una galería comercial explotada por Galería Bogal SRL, que debía realizar una serie de reformas ante el proyecto ferroviario. El 7 de febrero pasado se presentó espontáneamente en la Agencia de Administración de Bienes del Estado un grupo de socios y referentes de esa firma: Carlos Alberto Guerra, Marcelo Massarone, Salomon Epzstein y Augusto Queirel, entre otros.

En la reunión, aseguraron que López les pidió 30 mil dólares para renovar el contrato de explotación de la galería comercial, y otros 100 mil dólares para frenar la obra ferroviaria sobre la estación Boulogne Sur Mer que ellos consideraban que podría perjudicarlos. Además, dijeron que el funcionario les tenía prohibido tomar contacto con las autoridades de la Agencia de Bienes del Estado.

Fuente: Sergio Farella para TN

  • Lacónicos y Pavarottis

  • Cuadernos de Centeno: Paolo Rocca negó en el Congreso de la AEA haber participado de hechos de corrupción

  • Piden detener a un intendente de Chaco acusado de lavado por más de $3 millones

  • Renuncian dos funcionarios de provincia por su relación con Alfredo Lijo

  • El reemplazo de Oyarbide en su juzgado está cerca de definirse

  • La Cámara Federal confirmó a Bonadio en la causa de los cuadernos