Procesaron a Martínez Rojas por contrabando

Lo resolvió el juez Marcelo Aguinsky en la causa de la mafia de las telas. El empresario fue deportado hace dos semanas desde Miami.

Mariano Martínez Rojas recibió un nuevo procesamiento, el primero desde que fue deportado a la Argentina.

El juez Marcelo Aguinsky lo procesó, con prisión preventiva, como parte de una asociación ilícita dedicada al contrabando de telas. Y lo embargó hasta cubrir la suma de $13.186.618.

La organización, que ya suma más de 50 procesados, se encargaba de adulterar la documentación presentada ante la Aduana para ocultar los verdaderos compradores y especialmente pagar menos impuestos.

Para la Justicia, Martínez Rojas actuó como socio oculto de CIRDIO SA, una de las sociedades investigadas en la mafia de las telas. Es decir, se encargaba del manejo y de la gestión de esa empresa a través de testaferros. Uno de ellos era Sebastián Carello, ex gerente del Banco Patagonia y luego director de la sociedad.

Cabello, también procesado en la causa, fue despedido del banco Patagonia porque colaboró con Martínez Rojas para abrir cuentas con documentación falsa. En esa entidad, el empresario y su socio conocido como “Mr Korea” fueron filmados sacando bolsos repletos de dinero.

“En su carácter de administrador de hecho de CIRDIO SA, habría sido partícipe del accionar perpetrado por intermedio de aquella compañía”, concluyó el juez Aguinsky. En la misma resolución el magistrado procesó a Alejandro César Diolosa, Miguel Ángel Benitez Arrua y Raúl Antonio Lazarte, de AMT INTERCARGO SA.

La investigación conocida como la “mafia de las teles” se inició en 2016 por una denuncia de la Aduana ante la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac). La maniobra principal consistía en presentar documentación apócrifa ante la Aduana para ingresar “diversas mercaderías en cantidad, calidad, especie y/o peso distinto de los manifestados en las respectivas declaraciones”.

Para eso había dos modalidades: ingresaban materiales textiles (de alta carga arancelaria), pero declaraban otras mercaderías de menor carga arancelaria, o directamente se adulteraba el peso de la mercadería.

Martínez Rojas estuvo prófugo varios meses y recién fue detenido el 26 de enero en Miami, cuando agentes de Homeland Security Investigations (HSI) lo capturaron porque su visa de turista había vencido.

Hace dos semanas fue deportado por pedido del juez Gustavo Meirovich, que lo investiga por sacar del país cerca de 200 millones de pesos a cuentas en el extranjero a través del uso de las DJAI (Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación).

El empresario declaró varias veces en los últimos días ante Meirovich y logró ingresar de manera provisoria en el Programa de Protección de Testigos que depende del Ministerio de Justicia de la Nación. Martínez Rojas deberá aportar información valiosa sobre la organización.

El contenido de su testimonio hasta ahora se mantiene bajo secreto de sumario. Si miente, deberá pagar una multa de 7 mil pesos diarios para pagar el costo de su protección.

En su resolución, el juez Aguinsky decidió aplicar esa medida inédita. “Ante la posibilidad de que el grado de colaboración por parte del nombrado no logre alcanzar los estándares necesarios que justifiquen aquel excepcional régimen, resulta razonable que el costo estimado de manutención y protección integral (alojamiento, traslados, seguridad, comida, custodia, entre otros) esté finalmente a cargo del imputado”, opinó el juez.

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias

  • Estamos de vacaciones. Pronto volveremos con más noticias