Quién es el juez Ziulu, a cargo de la causa por los falsos aportantes de Cambiemos

Adolfo Gabino Ziulu tiene en sus manos el porvenir político de la gobernadora. Cercano a los poderosos oficialistas Cabral e Irurzun, el silencioso subrogante electoral, entre otras cosas, levantó la captura para un acusado de crímenes de lesa humanidad y fue uno de los primeros en frenar la reforma judicial del kirchnerismo y en autorizar los tarifazos del macrismo. Los detalles.

Mientras la gobernadora de la provincia de Buenos Aires ya comenzó a trabajar para su futuro político con mitines, como en su reunión del miércoles con sus dirigentes “sin tierra” del Conurbano que caminan los distritos donde gobierna la oposición, en los que se muestra tranquila y evita dar explicaciones sobre las denuncias de aportantes falsos y, en cambio, repite ideas acerca de su “honestidad” y sus declaraciones juradas publicadas hace mucho tiempo, el camino judicial ya tiene los nombres de quienes decidirán el porvenir electoral de María Eugenia Vidal por el escándalo de, justamente, los aportantes truchos de Cambiemos para los comicios 2017.

Ayer el procurador interino Eduardo Casal sacó del medio al fiscal subrogante que investigaba el tema, Hernán Schapiro, y lo reemplazó por Guillermo Ferrara, un hombre de perfil conservador que ya tomó determinaciones favorables al oficialismo. No obstante, quien también es subrogante, pero juez, y decidirá el futuro político de la gobernadora en un caso similar al que hizo que Miguel del Sel sea inhabilitado a ejercer cargos públicos es Adolfo Gabino Ziulu.

Ziulu es un magistrado de 71 años titular desde 2002 del Juzgado Federal N° 2 de La Plata con competencia civil, comercial y contencioso administrativo. No obstante, el escándalo que puso la lupa sobre Vidal tramita en el JF N° 1 de la capital provincial, despacho clave por su autoridad electoral por el que el que el gobierno PRO peleó y fracasó al intentar colocar allí a Juan Manuel Culotta en 2017.
¿Por qué Ziulu tiene en sus manos a la gobernadora y los aportantes truchos? Porque tras la vacante producida en el Juzgado 1 por la muerte de su titular desde el regreso de la democracia en 1983, Manuel Humberto Blanco, y luego de varias idas y vueltas, esa valiosa oficina quedó en las manos subrogantes de este magistrado.

Dentro de la importante Asociación de Magistrados, Ziulu pertenece a la Lista Bordó, espacio confesamente antikirchnerista desde el que, de hecho, en 2010 fue candidato suplente a integrar el Consejo de la Magistratura. Para graficar a la línea de este sector, cabe destacar que es comandado por tres jueces cercanos al macrismo, como Luis María Cabral, Ricardo Recondo y Martín Irurzun.

Cabral, por ejemplo, es titular del Tribunal Oral en lo Criminal N° 9 de la Capital Federal desde 1993, exsubrogante “permanente” de la Cámara de Casación, expresidente y actual vicepresidente del Consejo de la Magistratura con apoyo del macrismo de ese cuerpo, lugar desde el que también encabezó hasta fines de 2016 la poderosa comisión de Selección desde la que se impulsó toda la operatoria de manejo y colocación de jueces en los cuestionados nuevos tribunales orales.

Iruzun, por su parte, es juez de la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal. Es uno de los magistrados que, a partir de sus decisiones de prisiones preventivas para integrantes de la gestión kirchnerista, creó la doctrina judicial por la que todo exfuncionario, por haberlo sido, debe ser encarcelado sin sentencia firme por una presunta capacidad de intervenir en investigaciones.

Además, cercano a Ricardo Lorenzetti en Comodoro Py, Irurzun también está a cargo de la Dirección de Captación de Comunicaciones del Poder Judicial, encargada de controlar las escuchas telefónicas. Según Chequeado, uno de sus hermanos, Ignacio Irurzún, dirige el estudio jurídico familiar que defiende, entre otros, a Jorge Macri, intendente de Vicente López y primo del Presidente. Otro hermano, Alejandro Irurzun, es ingeniero en sistemas y trabajó hasta 2014 en la Auditoría General de la Nación (AGN), lugar al que llegó “de la mano de Javier Fernández”, hombre relacionado al exagente de inteligencia Antonio “Jaime” Stiuso.

Para llegar a ser juez federal, Ziulu se inscribió en el Concurso 43, en el que ingresó tercero en la terna aprobada por el Consejo de la Magistratura. No obstante, un hecho trascendente en su carrera fue cuando intentó ascender a la Cámara Federal de La Plata. En 2005, integró la terna del Concurso 110 para cubrir la vacante liberada tras la renuncia del excamarista Jorge Hemmingsen. En esa ocasión, a pesar de que Ziulu obtuvo el primer lugar en la terna, el Poder Ejecutivo optó por Carlos Compaired.

“Los jueces sólo hablamos por el contenido de nuestras sentencias”, suele destacar como axioma, según citó Letra P en un artículo, Ziulu, este docente de Derecho Constitucional -cátedra en la que lo acompaña el exministro e intedente platense Julio Alak- en la facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) para justificar su rechazo a hablar con la prensa.
LAS DECISIONES QUE LO ALEJAN DEL CELESTE Y LO PINTAN DE AMARILLO

1-En abril de 2013, tras casi 24 horas de debate en la Cámara de Diputados, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner logró convertir en ley el paquete de 6 leyes de reforma judicial conocido como de “Democratización de la Justicia”. Ziulu fue uno de los primeros jueces que frenó algunas de esas normas impulsadas por el kirchnerismo.

En específico, declaró inconstitucional la ley que limitaba las medidas cautelares y suspendió algunas artículos del texto que reformaba el Consejo de la Magistratura. La reforma judicial de CFK fue finalmente declarada inconstitucional por la Corte Suprema por el voto de 6 de sus 7 miembros de aquel entonces, con la única voluntad favorable a la iniciativa por parte de Eugenio Zaffaroni.

2-El historial del magistrado que determinará qué pasará en la investigación de los falsos aportantes de Cambiemos hay un fallo reciente que fue celebrado por la Casa Rosada y por Mauricio Macri, ya que trata sobre un tema clave para el Gobierno. En junio de 2016, Ziulu fue el primero de los magistrados del país en avalar los tarifazos, tras rechazar los amparos presentados por un grupo de legisladores bonaerenses y el Defensor del Pueblo bonaerense.

“No corresponde sustraerse a la realidad de una grave crisis energética y las eventuales consecuencias que derivarían de una medida cautelar con los alcances que pretenden los accionantes”, argumentó en su fallo, con el que dio luz verde a las subas de las tarifas de servicio eléctrico impulsadas por el Gobierno.

3-En mayo de 2018, una noticia poco trascendental pero de mucho peso mediático en contra del kirchnerismo ocupó parte de la agenda: un Audi TT modelo 2010 de Leonardo Fariña, el financista de las múltiples declaraciones contra exfuncionarios de la anterior gestión, fue subastado a través de la modalidad de sobre cerrado.

Llamativamente, a la subasta sólo se había presentado un comprador y la operación se habría concretado por módicos $270 mil. La decisión de la venta estuvo a cargo del Juzgado Federal 2, el que encabeza Ziulu.

4-En este caso desde el Juzgado Criminal y Correccional I de La Plata, el 4 de junio Ziulu le concedió la exención de prisión a Teodoro Aníbal Gauto, quien tenía un pedido de captura que había llegado hasta la Interpol acusado de vejaciones durante la última dictadura y de tener una participación activa en el centro clandestino de detención, tortura y exterminio La Cacha.

El abogado defensor Juan José Lossino había requerido que se desista del pedido hecho el 16 de febrero del año 2010 por el entonces juez federal de La Plata Humberto Blanco y ratificada luego por Ernesto Kreplak.

La Cámara, siendo instancia revisora, solicitó una nueva expedición al respecto. En el fallo que publicó ANDigital, se sostiene que la detención del imputado se había solicitado en base a las declaraciones de una testigo que no pudo identificar a Gauto en un reconocimiento fotográfico.

Fuente: Política Argentina

“En el transcurso de estos ocho años ninguna otra prueba de cargo se incorporó al expediente, lo que motivó que el Ministerio Público Fiscal no haga ninguna otra acusación”, explicó Ziulu en su resolución.