Represión a mapuches: imputan a un policía por tentativa de homicidio

Mientras la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, anunciaba en conferencia de prensa la formación de una fuerza conjunta para perseguir a la RAM, la justicia de Chubut avanzó en la investigación contra la policía provincial por la represión en la comunidad en enero Uno de los heridos de gravedad de aquel operativo fue Fausto Jones Huala, hermano del lonco Facundo Jones Huala, quien había recibido un balazo en el cuello.

En la apertura de la investigación por la represión del 11 de enero en la comunidad mapuche Resistencia Cushamen —previa al operativo que desencadenó en la desaparición y muerte de Santiago Maldonado— la fiscal general de la justicia de Chubut en Esquel, María Bottini, acusó de “tentativa de homicidio agravado”, “abuso de autoridad” y otros cargos al oficial principal de la Brigada de Investigación de la Policía de Chubut, Alberto Solorza. El oficial acusado fue quien encabezó el grupo de Infantería de la policía pronvicial acusado de disparar a qumarropa y a corta distancia contra los integrantes de la Pu Lof, uno de los heridos de gravedad de aquel operativo fue Fausto Jones Huala, hermano del lonco Facundo Jones Huala, quien había recibido un balazo en el cuello.

En aquel operativo, la policía había detenido a varios mapuches y los había acusados de abigeato, daños y otros delitos. También había detenido a militantes que estaban en la Pu Lof para apoyar su causa. Todos fueron luego liberados y sobreseídos por esas causas. Sin embargo, esta tarde, en paralelo a la apertura de esta investigación, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, anunció en una conferencia de prensa “acciones conjuntas” con los gobiernos de Chubut, Río Negro y Neuquén, y enumeró 96 causas abiertas por delitos varios desde abigeato, quemas de autos, usurpaciones; y aseguró que “el objetivo de los ministerios de Seguridad (nacionales y provinciales) es perseguir los movimientos de violencia extrema”.

Bullrich presentó ante la prensa el informe con 96 causas de dicímiles delitos que le adjudicó todos a la RAM y volvió a señalar a Facundo Jones Huala como su líder, para quien prometió que “en cualquier momento será llevado a Chile —en relación al juicio por extradición pendiente—”. La ministra lanzó el “comando unificado” junto a sus pares provinciales de Chubut, Pablo Durán; de Río Negro, Gastón Pérez Esteban; y de Neuquén, Mariano Gaido, y sostuvo que “los detenidos no son los suficientes” por las causas abiertas en la Justicia y afirmó que desde los Ejecutivos se ha decidido impulsar “todas y cada una”.

En la conferencia de prensa no se mencionó lo que sucedió por la mañana en Esquel, donde además de la acusación de la fiscal María Bottini por “tentativa de homicidio agravado”, “abuso de autoridad” y otros cargos al oficial principal de la Brigada de Investigación de la Policía de Chubut, la querella representada por la abogada Sonia Ivanof, acusó a quien dirigió el operativo por tentativa de homicidio, afirmando que “los policías actuaron con alevosía y odio racial”.
Prensa Ministerio de Seguridad
El operativo represivo juzgado ocurrió un día después de otro operativo que había tenido como protagonista a la Gendarmería Nacional. Bajo la orden del juez Guido Otranto —apartado meses después por la segunda represión— para liberar las vías de La Trochita, unos 200 Gendarmes había realizado un operativo cerrojo sobre la comunidad, aislaron el territorio ocupado por la comunidad mapuche, dentro de la estancia de la familia Benetton, y rompieron casas, golpearon a los hombres y mujeres que se encontraban allí y maltrataron a los niños. En paralelo, aquel 10 de enero, la policía provincial actuó por orden del juez provincial José Colabelli, quien ordenó secuestrar animales supuestamente robados a los Benetton, que en lugar de “rescatarlos”, se los mató.

El 11 de enero, el operativo ordenado también por Otranto estuvo en manos de la División de Infantería de la Policía provincial. Ese día se detuvieron a una decena de integrantes de la comunidad mapuche e hirieron gravemente con postas de goma en la cabeza a Emilio Jones y Fausto Jones Huala, hermano del detenido líder de la comunidad de Cushamen Facundo Jones Huala. “Cayó Infantería y así como cayó empezó a disparar a quemarropa”, habían denunciado los voceros de la comunidad a este diario tras aquel operativo represivo, que fue el preludio del ocurrido el 1 de agosto, que terminó en la desaparición y muerte de Santiago Maldonado.

A pesar de la violencia de los operativos coordinados por fuerzas provinciales y nacionales, que desde aquellos primeros operativos recibieron condenas de los organismos internacionales por la falta de “correlato con los hechos de la realidad”, Bullrich negó hoy que se esté buscando la “construcción de un enemigo interno” e insistió en la teoría de la “lucha insurreccional que no reconoce al Estado ni a la Constitución Argentina, ni a las provincias”.

En la conferencia, la ministra también fue consultada por la muerte de Rafael Nahuel el 25 de noviembre en Villa Mascardi durante un operativo de la Prefectura Naval. “En Mascardi no hay ningún prefecto imputado en la causa”, y dijo que “una cosa es lo que dicen que dice el juez, y otra lo que el juez realmente dice. Y hay que aclarar que el juez no dijo nada. Hay que ser prudentes”, defendió el accionar de la fuerza.