San Juan recuperó tierras que había adquirido el Cartel de Juárez

Son terrenos de 112.000 hectáreas en Calingasta, que habían comprado narcos en la década del “90.

El teléfono sonó en Casa de Gobierno y del otro lado de la línea estaba Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. El llamado fue transferido de inmediato al gobernador Sergio Uñac, quien, luego de los saludos formales, escuchó una propuesta del representante del máximo tribunal judicial del país. El tema era la devolución de unos terrenos que habían estado en poder de narcotraficantes ligados al mexicano Cártel de Juárez en la década del “90, los que fueron confiscados tras una causa judicial. El sanjuanino obviamente dijo que sí quería las tierras y quedaron en que con parte de su equipo se reunirán el jueves con el secretario Administrativo de la Corte para acordar el traspaso. Los inmuebles son cerca de 112.000 hectáreas en la zona cordillerana de Calingasta. Tamaña dimensión está por arriba de la superficie de un departamento como Albardón. Se trata de una zona incultivable y en el Gobierno planean declararla zona protegida. El hecho de recuperar dicha área es clave, ya que está ubicada en las cercanías con Chile. En manos de narcos representaba una vía libre para el tráfico de estupefacientes hacia ambos países.

Los campos en cuestión son los llamados Minitas, Totoras y Hornitos, cuyas posesiones en manos de narcos salió a la luz en septiembre de 2016, luego de la condena a siete implicados (ver Organizadores… ) por lavar dinero del Cártel de Juárez y que se llevara a cabo un millonario decomiso de bienes. Entre ellos estaban los inmuebles calingastinos, los que fueron adquiridos entre 1997 y 1999, de acuerdo a la sentencia del Tribunal Oral Criminal Federal Nº6. La causa recayó en un juzgado porteño porque los encargados de llevar a cabo las maniobras delictivas operaron en la Ciudad de Buenos Aires.

Luego de que el Tribunal ordenara el decomiso de los bienes, los predios sanjuaninos fueron puestos bajo la órbita de la Comisión Mixta de Registro Administración y Disposición, que entre sus integrantes tiene dos que pertenecen a la Corte Suprema.

Según confirmaron fuentes calificadas, fue el propio Lorenzetti el que se comunicó con Uñac para llevar a cabo la devolución de los inmuebles. Tras la novedad, desde el Gobierno sanjuanino ya empezaron a moverse para cumplir con los trámites de traspaso. En eso, ya enviaron una nota al máximo tribunal solicitando los predios y el jueves habrá una reunión entre los representantes locales con el secretario Administrativo de la Corte para avanzar con la movida.

Las tierras están ubicadas en la zona cordillerana de Calingasta y dentro de su extensión se pueden ver hermosos paisajes y en sus tierras se llevan a cabo las llamadas veranadas, el pastoreo de animales que realizan los ganaderos chilenos en San Juan, señalaron fuentes del departamento que conocen la zona. Fuentes judiciales a su vez señalaron que la cercanía de la propiedad con el país trasandino era un punto clave para los narcos en el tráfico de estupefacientes.

De acuerdo al fallo del Tribunal porteño, los lotes 1, 2, 3 y 10 que conforman el Campo Minitas, Totoras y Hornitos estaban a nombre de Energía del Sudeste S.A.; el Folio Real Matrícula 16-01867 del Campo Minitas, Totoras y Hornitos se encontraban a nombre de Petrolera Mar del Plata S.A.; los Folios Reales Matrículas 16-01912, 16-01913 y 16-01914 del Campo Minitas, Totoras y Hornitos estaban a nombre de Pampa de Ansilta S.A., y el Folio Real Matrícula 16-01874 del Campo Minitas, Totoras y Hornitos, a nombre de PMDP S.A.

Bienes decomisados

La Justicia no sólo decomisó los campos calingastinos sino también un departamento en Ciudad de Buenos Aires y otro en Bahía Blanca, vehículos como Toyota Hilux y Camry y Land Rover Defender, propiedades en otras zonas y otros 13 millones de dólares que surgieron de la administración de esos bienes.

Organizadores y partícipes clave

Según la resolución, Ángel Salvia fue uno de los organizadores de la asociación ilícita que se dedicaba a lavar el dinero que el Cártel de Juárez obtenía de la venta de droga con la compra de bienes como los campos en Calingasta. El otro responsable fue identificado como Nicolás Antonio Di Tullio. Ambos están fallecidos. El Tribunal Oral Criminal Federal Nº6 condenó en 2016 a Raúl Oscar Marinone, Roberto Antonio Trolio, Jorge Díaz, Rosendo Lorente, Mirta Llera, Alfredo Héctor Rodríguez y Oscar Ernesto Moreno a tres años de prisión en suspenso por cumplir “roles de menor relevancia, pero esenciales en algunas de las etapas en que se desarrolló esta empresa delictiva”, resalta el fallo. La banda transfirió más de 21 millones de dólares al país, proveniente de la venta de cocaína en diversas ciudades de los Estados Unidos por parte del Cártel de Juárez, que tuvo a algunos de sus miembros actuando en el país.

Compartir Nota