Un libro sobre la mafia de la Aduana brinda información escandalosa

Así, “coimeritos”, llama una representante legal de la Aduana a los agentes que se desempeñan en el Aeroparque Jorge Newbery y en el aeropuerto Ministro Pistarini de Ezeiza. Esos destinos son un “premio” para que “hagan caja” los que están por jubilarse. Además, habla de Stiuso, Echegaray y los chinos. Nuevo adelanto de “Aduana, corrupción y contrabando”, el libro de Enrique Vázquez editado por Planeta

Después de dos semanas de evasivas y hacerse repetir hasta el cansancio que su nombre permanecería oculto, la Abogada aceptó hablar. Me citó en un ruidoso barcito de Pueyrredón y Beruti, frente al Hospital Alemán. Desconfiada, pulcra, teñida de rubio y a punto de jubilarse, la Abogada defiende a “sus” aduaneros -aunque a veces los llame cariñosamente “mis coimeritos”– y tiene una fijación preocupante con “los chinos”.

-¿Por qué no te metés con los chinos, en vez de meterte con la Aduana? – me torea.

Asocio indebidamente la frase con importadores de nacionalidad china y creo que hasta se me cruza una imagen de la saga “Duro de matar”. Menos mal que después ella misma aclara las cosas.
Le pido que trace un esquema de la organización interna de la Aduana: de la Dirección General dependen directamente 4 subdirecciones: la Legal y Técnica (donde trabaja ella), la de Control u Operativa (es la que se vincula directamente con los bienes comercializados), la Metropolitana (que comprende el puerto, Aeroparque y Ezeiza) y la del Interior, que coordina las 38 aduanas radicadas fuera de la Capital. La subdirección de Control tiene incumbencia compartida en el puerto, los depósitos fiscales de Ezeiza y las zonas francas de Campana y La Plata.

Las aduanas más importantes del interior son las de Ushuaia, Bahía Blanca, Puerto Madryn y las ubicadas sobre las hidrovías o ríos de navegación internacional, como la de Rosario, la de San Martín y la de Corrientes.

Le pregunto qué hace ella, o qué funciones tiene la subdirección en la que trabaja.

-Nos abocamos a la percepción e interpretación de las normas que emanan del Congreso o de la propia AFIP.

-Ajá.

-Bueno, tenemos a nuestro cargo las cuestiones contenciosas, las causas penales, los contratos con marítimas, las negociaciones colectivas de trabajo, todo lo que tiene que ver con lo jurídico.

-¿Alguna vez ha denunciado a empleados aduaneros?

-Mil.

-Sin embargo me dijeron que dentro de la Aduana rige la protección mutua: hoy por ti, mañana por mí.

-Puede ser que eso ocurra en determinados niveles operativos, de un modo horizontal y por una cuestión de camaradería mal entendida, pero nosotros en Legales hacemos permanentemente denuncias. Y contra los capos, ¿eh?

-O sea que los de abajo, los que están en contacto con el viajero común, están a salvo.

-No te metás con mis coimeritos.

-¿Es cierto que el personal del escalafón más bajo que atiende al público en la entrega de encomiendas o equipaje no acompañado se niega a recibir ascensos o promociones?

-Eso es una leyenda negra de la Aduana, aunque como en todos lados hay gente a la que le gusta más estar en contacto con el público y otra gente prefiere trabajar tranquila en una oficina sin tener que pelearse con nadie. Eso pasa también en los Bancos, por ejemplo. Es cierto que al estar en contacto con miles de personas que salen o llegan por día es más fácil tentarse o dejarse tentar, pero la guita grossa está en los contenedores, no en los vuelos de pasajeros. El contacto que vale es el de los despachantes, no el del turista. Aunque es costumbre ya instalada en la Aduana que cuando el personal de Control se está por jubilar, lo mandan el último año a Ezeiza o Aeroparque para que haga la diferencia.

-Una especie de plan de ahorro.

-Más o menos. Pero te insisto en que la guita grande pasa por el puerto y los depósitos fiscales.

-Escuché hablar de distintas categorías del personal de control. ¿Me puede explicar qué significa cada una?

-Sí, por supuesto.

-Guarda.

-El guarda pesa, cuenta y mide.

-Verificador.

-El verificador es un profesional o un técnico especialista en determinado rubro, que tiene a su cargo constatar la calidad y determinar el verdadero valor de un producto. Tiene que ser un experto porque a veces lo que se comercia son sustancias medicinales o tóxicas, de difícil traslado y manipulación.

-Inspector.

-Esos son los policías aduaneros.

-¿Los policías no son los de Seguridad Aeroportuaria?

-Esos son otros, que se encargan de la seguridad, precisamente, de los pasajeros y las instalaciones. Los nuestros sólo operan en el área de la Aduana y para cuestiones específicas que tienen que ver con el comercio internacional o la entrada y salida de mercaderías.

Desde los tiempos de La República de Platón, el dilema sin resolver de una sociedad perfecta es quién vigila a los vigiladores, quién custodia a los custodios. Con los policías aduaneros se reproduce el drama de los policías comunes, llámense metropolitanos, bonaerenses o riojanos: qué pasa cuando los responsables de prevenir y reprimir el delito se convierten en sus instigadores y principales protagonistas.

Quise saber si en el departamento Legal tienen estadísticas de eficacia en la prevención o intercepción de contrabando.

-No hay estadísticas, hay cálculos a ojímetro. De vez en cuando desde la Dirección General bajan informes con supuestos éxitos aduaneros, pero son más para estimular a los agentes que otra cosa. Yo calculo que frenamos el 1 o el 2 por ciento del contrabando y lo demás pasa.

-¿Mantenemos toda la estructura de la Aduana para pescar apenas el 1 o el 2 por ciento de lo que se contrabandea?

-Y sí, fijate que casi todos los casos conocidos de contrabando son resultado de la reiteración. Desde la mafia de los contenedores hasta Simonetta Orsini.

-¿Quién?

-La de la joyería, la socia de la mujer de Gerardo Ferreyra, de Electroingeniería. Acordate que allanamos el local de ella y otras 10 joyerías.

-No estaba al tanto. ¿Y, qué pasó con Simonetta?

-Cayó porque repitió 20 veces la misma maniobra. Como los otros. En todos los casos los descubrimos por repetición, cuando ya han entrado 10 contenedores. Por eso calculo que somos efectivos en un muy reducido porcentaje.

Antes de preguntarle si quería tomar algo más y despedirnos, le dí con el gusto y le pregunté por los chinos.

-Son los peores -respondió encantada; evidentemente había estado a la espera de la ocasión. Con esos no se jode. Mirá, a un pesado como Santanna le cruzaron la camioneta un par de veces. Y eso que Santanna era el hombre de Stiuso en la Aduana.

-¿De Stiuso o de Echegaray?

-De Stiuso, el que lo manda a la Aduana es Stiuso, ahí se hace amigo de Echegaray y se mandan todas las atorrantadas que se les conocen. Pero los chinos ni se fijaron en todo eso: primero lo apretaron a él, y cuando estuvo detenido la apretaron a la mujer. Eso es mafia y no macanas.

-¿Son supermercadistas? ¿Comerciantes del Barrio Chino de Belgrano?

Ahí la Abogada me miró como a un ser inferior. Su explicación no fue muy coherente, tampoco:

-Los chinos no son chinos. Nosotros les decimos chinos porque trabajan con chinos: con mercadería que viene de Hong Kong.

Interiormente pedí perdón por mis fantasías previas al pueblo chino y lamenté que Eduardo Sacheri se perdiera tanto material para alguna de sus novelas.

-¿Y qué querían los chinos que no son chinos?

-Que les bajaran un poco las coimas y les habilitaran depósitos fiscales. La llave para el contrabando grande es tener un depósito fiscal.

Fuente: Infobae

Etiquetas en Nota
Compartir Nota